LA PREHISTORIA

El termino Prehistoria designa el periodo de tiempo transcurrido desde la aparición del primer ser humano hasta la invención de la escritura, hace más de 5.000 años (aproximadamente en el año 3.000 A.C). Desde el punto de vista cronológico, sus límites están lejos de ser claros, pues ni la aparición del ser humano ni la invención de la escritura tienen lugar al mismo tiempo en todas las zonas del planeta.

Podemos distinguir tres etapas fundamentales dentro de la Prehistoria:

-PALEOLÍTICO

El Paleolítico es una etapa de la prehistoria caracterizada por el uso de útiles de piedra tallada; aunque, también se usaban otras materias primas orgánicas para construir diversos utensilios: hueso, asta, madera, cuero, fibras vegetales, etc. (mal conservadas y poco conocidas). Es el período más largo de la historia del ser humano (de hecho abarca un 99% de la misma), se extiende desde hace unos 2,5 millones de años (en África) hasta hace unos 10.000 años.

-Modo de vida

La economía era cazadora-recolectora muy sencilla, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

  • Los primeros homínidos apenas sabían cazar, especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos, reptiles, roedores, polluelos, huevos…) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas.
  • Más tarde ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo.
  • Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos que, sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Neandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos.

Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural; no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima, la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida, sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 99% de su existencia, y en sólo el 1% restante lo está destruyendo.

-Los utensilios

En esencia, las técnicas de fabricación de utensilios no cambian demasiado a lo largo del Paleolítico, a pesar de la multitud de culturas que han llegado a diferenciarse; lo que sí ocurre es que se perfecciona mucho y se llega a un nivel de destreza asombroso. Para fabricar estas herramietas golpeaban la piedra cuidadosamente hasta obtener la forma deseada.

  • Existieron útiles de hueso como los punzones, las azagayas o puntas de lanza, los arpones para pescar, propulsores, agujas de coser, anzuelos, bastones perforados (a menudo llamados “bastones de mando”), etc. Sin embargo los útiles de hueso sólo son abundantes con la aparición de los humanos modernos, en el denominado Paleolítico Superior.

Los útiles de piedra también evolucionan, por supuesto; pero, siempre se fabricaron por medio de diversas técnicas de talla, sobre todo la percusión, es decir, se golpeaba el núcleo  con un percutor de piedra (percutor duro) o de cuerna de cérvido (percutor blando o elástico), para dar forma a las herramientas líticas, como un escultor. En el Paleolítico superior se llega a tallar la piedra no sólo por percusión, sino también por presión, consiguiendo un mayor control sobre el resultado. En cualquier caso, obtenían filos cortantes o, bien, esquirlas afiladas llamadas lascas. Al principio se fabricaban herramientas de piedra muy simples, los cantos tallados, después aparecieron los bifaces o hachas de mano, que servían para hacer de todo: cortar, cavar, romper, perforar… Más adelante, los útiles se especializaron, apareciendo las raederas (para curtir pieles), los cuchillos (para desollar animales), las puntas de lanza de piedra, etc.

Canto tallado, el utensilio más antiguo y sencillo que fabricó el ser humano en el Paleolítico Inferior

El bifaz supuso una auténtica revolución tecnológica

El hendidor, de apariencia sencilla, pero conceptualmente muy avanzada

La raedera, una lasca preparada para curtir pieles, se generaliza en el Paleolítico Medio

Utensilios del Paleolítico Superior: hoja de sílex, raspador y perforador

Hoja de laurel con talla bifacial por presión

Arpón con microlitos, arpón de doble hilera y azagaya

Pequeños útiles de hueso del Paleolítico Superior: aguja de coser y anzuelo

-Grupos humanos

No debía existir división del trabajo ni especialización, salvo para casos que requerían habilidades especiales (el chamán, el artesano…). Cada miembro del grupo era capaz de hacer de todo para sobrevivir, al margen de las capacidades individuales, mayores en unos individuos que en otros. Dado el dimorfismo sexual, es posible que hubiese cierta división del trabajo entre hombres y mujeres (en aquellos casos en los que la potencia física fuese esencial o se produjese un embarazo). También debió existir división del trabajo en función de las edades. Aunque esto, sin duda, favoreció la productividad, no implica necesariamente una jerarquización social. El hecho de que los hombres fuesen más fuertes que los niños, las mujeres o los ancianos no implica que ellos fuesen privilegiados o jefes.

El liderazgo no implicaba privilegios, ni era vitalicio o hereditario. La igualdad social es la única opción en una economía en la que no existen los excedentes, en la que no se puede acumular riqueza. Por la misma razón, es ilógico el robo, la guerra o la conquista. Los datos arqueológicos parecen corroborarlo. No hay señales de conflictos bélicos, tampoco había motivos, ya que la densidad de población era mínima. Se estima que el máximo poblacional era de 10 millones de seres humanos en todo el globo. La integración en la naturaleza era sólo posible gracias a la cohesión de un grupo igualitario en el que todos trabajan, no por propio beneficio, o por obligación, sino voluntad, por convencimiento.

-Creencias y arte

La espiritualidad quizá aparece en esta etapa: los de la Sima de los Huesos, uno de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, pues podría ser un santuario en el que, tal vez, fueron depositados los cadáveres, en vez de abandonarlos en el campo. Más tarde, los neandertales enterraban a sus muertos con ofrendas para el más allá, una de cuyas manifestaciones es el arte paleolítico, que nació hace 30 000 años. Las obras de arte paleolítico están pintadas o esculpidas en las paredes de las cuevas (arte parietal) o decorando objetos de uso cotidiano (arte mobiliar): sobre todo, de hueso, como arpones, puntas de lanza, bastones, etc. Todavía no se sabe para qué servían las obras de arte paleolítico, pero es seguro que tenían una finalidad mágica o religiosa.

La religión era, a menudo, protectora. Las Venus, figuras que aparecen en el registro arqueológico del Paleolítico Superior, proporcionan un indicio, ya que podrían haberse utilizado para asegurar el éxito en la caza o para lograr la fertilidad de la tierra y mujeres. Las Venus paleolíticas del Paleolítico superior se han explicado a veces como representaciones de la Madre Tierra, similar a la diosa Gea.

-NEOLÍTICO

El Neolítico en la Península Iberica corresponde al período comprendido, aproximadamente, entre el 6000 a. C. y el 3000 a. C., momento en el que se generaliza la fundición del cobre y se da paso a un nuevo período. Puede decirse que los yacimientos neolíticos más antiguos de la Península Ibérica se han datado en torno al 5500 a. C.

Mayoritariamente se acepta que, al igual que en el resto de Europa, se trata de un desarrollo procedente del exterior, principalmente de Oriente Próximo, que irá penetrando hacia el interior a través del mar Mediterráneo, fusionándose con los rasgos autóctonos de cada región.

Durante el Neolítico surgen la agricultura y la ganadería, y con esta nueva economía la población comienza a establecerse permanentemente en un lugar, se sedentariza. En la Península la ganadería fue la actividad predominante en la mayor parte de las zonas, dadas las propicias condiciones del terreno. Las diferentes tareas agrícolas y ganaderas provocaron una mayor especialización y la división del trabajo, y con ello las diferencias sociales. Se desarrollaron útiles agrícolas, como las azadas, hoces y molinos de mano, y adquirieron un gran desarrollo de los instrumentos de madera, asta y hueso, pero sobre todo se extendió la cerámica, que fue primordial para la conservación de los alimentos y su cocción.

La agricultura del trigo y la cebada está comprobada indirectamente, por haberse encontrado útiles como molinos de mano o molederas; pero también directamente, a partir de semillas de trigo cultivadas. El inicio de la ganadería se deduce de la comprobación del consumo de vaca, oveja y cerdo.

El modelo de hábitat más extendido en el Neolítico peninsular es el de la ocupación de cuevas, con muchos ejemplos en la geografía peninsular como la Cova de l’Or, Los murciélagos de Albuñol, Caldeirão, Nerja o Dehesilla, por señalar algunos. No obstante, no faltan poblados al aire libre que se están documentando recientemente en toda la Península Ibérica, como la Draga, Mas d’Is o La Lámpara, entre otros, que demuestran la generalización del poblamiento en diversos tipos de ocupaciones.

-Cultura neolítica

Desde el VI milenio A.C. se comienza a trabajar en la península la cerámica, caracterizada por su decoración impresa mediante conchas de berberecho. Se han encontrado yacimientos en Cataluña, Levante y Andalucía. En ellos hay muestras de prácticas agrícolas, aunque todavía predominaba la economía ganadera. También en esta fase se encuentran cerámicas decoradas. En algunos casos, las cerámicas están adornadas con representaciones humanas.

A partir del 4000 a. C. comienza una segunda fase neolítica. Esta etapa fue la de la expansión por el resto de la Península, con asentamientos en las dos mesetas, en el valle del Ebro y el País Vasco. Se desarrolla la cultura de los sepulcros de fosa en Cataluña hasta el sur de Francia, y se caracteriza por las tumbas individuales con ajuar, cubiertas por enormes losas. También poseían una técnica cerámica muy avanzada. En esta cultura predominaba la agricultura, y los restos funerarios demuestran que se trataba de una sociedad dividida en grupos sociales, posiblemente a través del trabajo.

Más al sur, en torno al 3700 a. C., aparecen la cultura megalítica y una tendencia paulatina hacia los enterramientos colectivos, con presencia desde lo que sería hoy la zona de Almería, haciendo un semicírculo que recorre la fachada atlántica hasta el norte de la península en el sentido de las agujas del reloj. Aparece la agricultura y se reduce la actividad errante de las tribus.

También la pintura levantina es característica del Neolítico peninsular. Está localizada en abrigos rocosos de las sierras interiores, normalmente al descubierto, y representa escenas de grupos, con mucho dinamismo y con figuras humanas estilizadas, reflejo de un mayor grado de esquematización y abstracción que la pintura cantábrica del Paleolítico.

-EDAD DE LOS METALES

El empleo de los metales supone un gran avance en el marco cultural, en el ocaso de la época neolítica. La utilización del cobre da nombre a la primera fase de la llamada Edad de los Metales: el Calcolítico o la Edad del Cobre.

-Edad del Cobre

Al Calcolítico se asocian dos culturas en la Península. Entre los años 2.500 y el 1.800 a. C. surge en la zona murciana y almeriense la Cultura de los Millares, nombre del principal yacimiento. Pertenecía a una sociedad densamente poblada, con una agricultura de regadío más desarrollada. En el poblado se pueden observar inmensas murallas y otras obras de fortificación.

Otra cultura dentro de la Edad del Cobre es la Cultura del vaso campaniforme, desarrollada entre el 2.200 y el 1.700 a. C., cuya principal característica es su distribución por toda Europa. Hay una gran presencia de cuencos y vasijas cerámicas con la forma de campana invertida y una serie de objetos de ajuar de cobre en tumbas que evidencian la existencia de élites sociales diferenciadas por su nivel de riquezas. Se han encontrado restos en la desembocadura del río Tajo, en Portugal, Cataluña, Madrid (Ciempozuelos) y el Guadalquivir.

En el centro peninsular hallamos también la cultura de Las Motillas, elevaciones defensivas situadas en el entorno del Guadiana.

Sin embargo, el fenómeno cultural de más importancia es el de los monumentos megalíticos. Son grandes enterramientos colectivos, también comunes en el resto de Europa y que aparecieron en la zona atlántica, relacionados con el desarrollo de las creencias religiosas. Los monumentos son muy diversos, desde el dolmen hasta las tumbas de corredor, construidas con enormes piedras y techadas posteriormente con una gran losa plana, aunque a veces preferían elementos más pequeños. Se encuentran por todo el territorio peninsular, pero los más significativos se sitúan en Andalucía oriental. Tienen su origen en el Neolítico, a comienzos del cuarto milenio y se prolonga hasta mediados del tercero, ya en la Edad del Bronce.

También comenzó el desarrollo de la cultura talayótica hacia el año 2.000 a. C. en las Islas Baleares. Su nombre deriva de las grandes torres defensivas, troncocónicas y construidas con enormes piedras en torno las cuales se establecían los poblados. Además, había otro tipo de monumentos llamados taulas, que al parecer eran altares de sacrificio situados al aire libre, de tres o cuatro metros de altura, de las que se conservan una treintena en Menorca. El tercer tipo de monumento caracterizado por su vastedad era la naveta, edificio rectangular terminado en ábside y construido con grandes bloques de piedra, que servía como lugar de enterramiento colectivo.

-Edad del Bronce

Los intercambios en el mediterráneo aproximan los descubrimientos desde oriente a occidente y a la inversa. En Almería, Granada y Murcia se desarrolla la cultura de El Argar. La ciudades fortificadas son de planta rectangular, más grandes, y a su alrededor se desarrolla una importante agricultura y ganadería junto a la industria metalúrgica donde desempeñan un papel fundamental el cobre, la plata, el oro y las distintas aleaciones que dan lugar, por ejemplo, al estaño y al bronce. Aparece el poder político superior a los clanes y familias, y cambia de manera brusca la organización social. Aquí se fija la aparición de una vida urbana en un sentido más próximo a nuestros días. El control de las materias primas es elemento constitutivo de castas.

La Cultura del Argar tiene intensos contactos, hacia el Guadiana, con otras vecinas y coetáneas como la Cultura del Bronce Manchego, en Albacete y Ciudad Real. En un principio se creyó que no era más que una expresión diferente de la cultura argárica, resultante de su expansión hacia el interior; pero actualmente se tiende a caracterizarla como horizonte cultural diferenciado aunque con fuertes relaciones con el Argar y el Bronce Valenciano. Los asentamientos de esta cultura suelen ser numerosos y, aunque dispersos y extensivos dentro de un territorio, mantienen relaciones entre sí creando agrupaciones de asentamientos. Los caracterizados como morras (en Albacete) y motillas (en Ciudad Real), fortalezas circulares dispuestas en anillos concéntricos en torno a una gran torre central, constituyen lugares de habitación sin parangón en el resto de la Península. Son propios de esta cultura otros tipos de asentamientos como los castellones, los asentamientos en cuevas o los llamados de fondos de cabaña. Incluso existen algunos muy singulares, como el crannóg (especie de palafito) de El Acequión, que sugieren una gran versatilidad de esta Cultura para adaptarse a las condiciones de habitabilidad más dispares desarrollando diferentes soluciones. Constituye uno de los substratos culturales indígenas sobre los que, posteriormente, se desarrolló la Cultura Ibera. La red de relaciones y comunicaciones, creada por estos pueblos entre sí, se va a mantener casi intacta hasta época romana.

Los contactos de la cultura Argárica también se extienden hacia el Guadalquivir, dando lugar más tarde a Tartessos. Las penetraciones a través del Pirineo de otras culturas es constante y durará centenares de años. El impacto de estas migraciones es mayor en el interior y norte de la península que todavía no tiene el desarrollo de la zona meridional. Los nuevos pobladores son diestros en la explotación y fabricación de instrumentos de hierro. Las oleadas de inmigrantes se acercan por dos puntos: por las actuales Navarra y País Vasco por un lado, y por la zona oriental hasta Cataluña por otro. Traen mejores técnicas agrícolas y ocupan los espacios de la Meseta que son los que menos población tienen en esos momentos. Usaron los yacimientos de hierro del norte de España, y aplicaron la cultura cerealista y una ganadería extensiva. Siendo dominantes en el centro y parte noroccidental de España, lograron finalmente ser la clase dirigente en la zona de norte del Mediterráneo español, mientras que las culturas del sur y del sureste permanecieron más ajenas.

Hacia el final de este periodo (1200-1000 a. C.) se extienden desde el otro lado de los Pirineos los primeros asentamientos de la Cultura de los Campos de Urnas.

-La Edad del Hierro

La Edad del Hierro transcurre desde el año 800 a. C. hasta aproximadamente el comienzo de la conquista romana de Hispania, en el 218 a. C. Esta es la última etapa prehistórica que, en el territorio peninsular, coincide con la colonización de los pueblos mediterráneos (fenicios, griegos y cartagineses) y de los pueblos del norte de Europa (los celtas).

En el transcurso de esta etapa, se mezclan los rasgos autóctonos de las culturas indígenas con la influencia cultural llegada del exterior. Generalmente, no existe una gran discontinuidad entre las culturas del Bronce y las del Hierro; los restos arqueológicos nos hacen pensar en una paulatina evolución, y solamente las aportaciones tecnológicas y culturales externas provocaron una progresiva diferenciación entre los pueblos mediterráneos, mucho más avanzados, y las culturas del interior.

Los orígenes de la metalurgia del hierro no son claros. Como en el caso del bronce, hubo una elaboración rudimentaria de hierro meteórico, a la que posteriormente siguió la del mineral de hierro propiamente dicho, que debió de aparecer a mediados del II milenio adC en Asia Anterior, aunque otros estudiosos se decantan más por África. De una manera práctica, el hierro no comenzó a trabajarse hasta el año 1.200 a. C., y durante siglos todavía compartió con el bronce (a veces más estimado) la primacía de material para la fabricación de armas, útiles y adornos.

La metalurgia del hierro tardó mucho tiempo en descubrirse, pues aunque la materia abundaba en muchas zonas, la elevada temperatura a la que se funde (unos 800ºC) determinó que sólo la casualidad hiciera posible el hallazgo. Primeramente se tostaba en fuego de carbón y luego se fundía en un pozo en el que habían colocado capas alternas de carbón vegetal y hierro a las que se prendía fuego avivado mediante fuelles. Se conseguían así lingotes de hierro puro que, tras un nuevo calentamiento, eran golpeados con martillo para separar la escoria y darles la forma deseada. Lamentablemente, este método no podía proporcionar armas ni objetos tan eficaces como los de bronce. Solo una verdadera especialización hizo factible la mejora de la metalurgia del hierro y su predominio sobre los antiguos artículos de bronce.

En la Península es prácticamente imposible precisar la entrada del nuevo metal, principalmente porque durante algunos siglos coexistió con el bronce. Es posible que lo trajesen los fenicios al establecerse en la península hacia el año 1.000 a. C., o bien los griegos, que fundaron su primera colonia en este país, probablemente Rhodes (Rosas, Gerona), en el siglo VIII a. C. Tampoco hay que olvidar que a partir del 900 a. C. comenzaron las oleadas célticas en la península, cuyo metal ya conocían, además de ir armados con espadas, lanzas, escudos y cascos del mismo.

-PUEBLOS PRERROMANOS

Aunque al menos desde época neolítica ya existían unos elementos básicos de la población peninsular, la falta de referencias a aquellos periodos imposibilita darles nombres. Hay que aclarar que, aunque algunas culturas conocían la escritura, estas aún se consideran parte de la Prehistoria de España.

-Tartessos

Tartessos es la cultura más antigua del primer milenio adC. Sus límites geográficos se situaban entre el sur de Portugal y la desembocadura del Río Segura. Parece que tenía dos centros de irradiación política y cultural diferentes, uno al Oeste situado en el valle del Guadalquivir, y otro al este, en la ciudad de Mastia Tarseion, presumiblemente Cartagena.

Lo poco que se conoce con certeza es debido a las fuentes griegas y romanas, así como algunos hallazgos arqueológicos que no guardan apenas relación con los testimonios escritos. Alcanzaron cierta importancia, en un principio a través de una economía ganadera y agraria y más adelante mediante la explotación de las minas de la región. El auge de esta cultura tuvo lugar entre los siglos IX y VII a. C., coincidiendo con la etapa en que los fenicios se asentaron en factorías costeras para la adquisición de metales a cambio de productos elaborados que eran adquiridos por la élite tartésica.

Estos intercambios contribuyeron al desarrollo de la sociedad autóctona. Modificaron los ritos funerarios tartésicos y, probablemente, acentuaron la estratificación social. Hay pruebas que indican que la aristocracia tartésica explotó a la población que trabajaba en las minas y en los campos en su propio beneficio.

A partir del siglo VI a. C., Tartessos entra en una etapa de decadencia. El motivo más plausible, aunque aún muy controvertido, es el agotamiento de las vetas de mineral aprovechables, que habría acabado con el comercio colonial fenicio y habría llevado a las culturas nativas de nuevo a una economía exclusivamente agrícola y ganadera.

-Íberos

Los iberos se extendieron por toda el área levantina, desde los Pirineos hasta Gades (Cádiz), aunque su zona de influencia abarcaba una importante franja interior, desde el valle del Ebro hasta el valle del Guadalquivir. Fue una cultura homogénea, con influencias de los griegos y cartagineses. Sus rasgos básicos, sin embargo, proceden de una evolución autóctona de los pueblos del Bronce: poblados fortificados de tamaño variable, desde ciudades a aldeas, a menudo en colinas y elevaciones de terreno, vivían de una economía agrícola y ganadera, aunque también del comercio con productos artesanales y minerales que intercambiaban con los comerciantes extranjeros.

Entre los siglos V y III a. C., los distintos pueblos iberos adquirieron grados de desarrollo social y político diversos. La mayor parte estaban dirigidos por una aristocracia que controlaba la producción del campesinado e imponía su dominio mediante la fuerza militar: los ajuares funerarios, cargados de armas y de imágenes que enardecían los valores guerreros, así nos lo demuestran. En ciertos pueblos hubo líderes, quizá cercanos a la figura de un rey. La conquista de cartagineses y romanos impidió su desarrollo y sometió a todos ellos al dominio externo.

En el ámbito cultural, eran pueblos avanzados, con una lengua propia aún sin descifrar, ritos religiosos y funerarios característicos y, en determinadas ciudades, un cierto desarrollo de la planificación urbana. De las muestras artísticas que se conservan, destacan una serie de esculturas, entre las que destacan la Dama de Elche, la de Baza, la del Cerro de los Santos o la llamada Bicha de Balazote.

-Los Celtíberos

Los celtíberos son, en realidad, un conjunto de pueblos que habitaban ambas mesetas cuando se produjo la conquista romana. Sus orígenes son inciertos, con restos arqueológicos muy dispares y en ocasiones confusos. Eran pueblos con una economía agraria, más bien pobre, que se agrupaban en confederaciones de tipo tribal y con grupos aristocráticos. Se establecían en poblados pequeños pero muy bien fortificados, poseían una metalurgia del hierro avanzada y una artesanía textil muy apreciada por los antiguos romanos.

A pesar de la apariencia defensiva que presentaban sus asentamientos (por ejemplo, los castros gallegos), no hay ninguna prueba concluyente que apoye la idea de que hayan sido pueblos organizadamente beligerantes. Desde los lusitanos, en el centro del actual Portugal, a los vascones, en Navarra, pasando por los galaicos, astures y cántabros, que personifican la influencia del mundo atlántico del Hierro en la Península.

-PUEBLOS COLONIZADORES

Las colonizaciones en la Península Ibérica se limitaron, fundamentalmente, a pequeños asentamientos muy escasos y breves. Los pueblos que llevaron a cabo la empresa, fenicios, griegos y cartagineses, dieron mayor importancia a comerciar y asegurarse el control de las riquezas mineras para sus metrópolis, que de asentarse de una forma estable en el territorio peninsular.

-Fenicios

La aparición de las culturas del occidente peninsular coincide hacia el siglo XII a. C. con la expansión fenicia por todo el Mediterráneo. La presencia fenicia está limitada a la costa de Andalucía y a una limitada zona de influencia interior y estuvo asociada al pueblo de Tartessos. A los fenicios se les atribuye la fundación de Gádes (actual Cádiz), en una fecha un tanto controvertida que las fuentes griegas y romanas remontan hacia el año 1100 a. C. Dicha ciudad habría sido la principal fuente del comercio fenicio con Tartessos.

Aunque hay objetos más antiguos, sólo se han encontrado asentamientos fenicios a partir del siglo VIII a. C. en las costas de Málaga y Granada. Eran factorías comerciales que se empleaban para traficar con los centros de producción de metales del interior de la Península, aunque también es probable que también hayan mantenido una economía agraria autosuficiente. Probablemente fueron ellos quienes introdujeron la metalurgia del hierro, bastante compleja, y el torno de alfarero.

-Griegos

Respecto a los griegos, se han encontrado bastantes objetos, principalmente vasijas cerámicas, en el territorio de Tartessos, pero sólo a partir del siglo VI a. C. son lo suficientemente abundantes como para pensar que fueron los propios griegos quienes los introdujeron, fundamentalmente a través del puerto de Huelva. Es posible que reemplazasen a los fenicios en esa tarea, aprovechándose de su creciente decadencia.

Se citan numerosas colonias griegas en los textos, pero de la mayoría de ellas no se conserva resto alguno. Es probable que se tratasen de enclaves iberos o fenicios utilizados por los navegantes griegos para pernoctar, aprovisionarse y comerciar con los pueblos indígenas del interior, y a los que acabaron por dar sus propios nombres griegos. Los arqueólogos sitúan la mayor parte de los enclaves en la costa de Alicante. El único asentamiento seguro es el de Emporion (Ampurias), en la costa de Gerona, fundada por los colonos procedentes de la ciudad griega de Massalia (actual Marsella) hacia el año 600 a. C. Muy pronto se convirtió en una colonia rica y próspera, que realizaba intercambios con el interior: los griegos proporcionaban cerámicas, vino y aceite a cambio de sal, esparto y telas de lino. Entre los siglos V y IV a. C. la colonia aumentó de tamaño, se amuralló y se dotó de una zona sagrada. Su convivencia con los iberos fue, hasta la época romana, bastante pacífica.

La influencia del pueblo griego sobre las tribus iberas con las que comerciaba es evidente, dados las muestras en el arte, la lengua y los signos culturales que los iberos suministran. Su situación de entendimiento entre ambos pueblos y el reino de Tartessos favoreció una época dorada en la que se produjo un proceso que se ha llamado de “mediterranización” de las culturas indígenas peninsulares.

-Cartagineses

La época de mayor presencia púnica en la Península Ibérica transcurre durante los siglos IX y III a. C. El pueblo cartaginés sustituyó a los comerciantes fenicios y se instalaron en las factorías comerciales costeras mediterráneas desde las que controlaban los productos del interior, principalmente las minas de Cástulo (Linares), mientras que dejaban su influencia sobre las culturas ibéricas. Existen abundantes cerámicas, objetos funerarios y restos de la influencia cultural cartaginesa, como el culto a la diosa Tanit y a otras divinidades en los antiguos asentamientos fenicios, sobre todo en Baria (Almería) y en Gades.

Según las fuentes clásicas, el general cartaginés Asdrúbal el Bello en el año 227 a. C. fundó la ciudad de Qart Hadasht, actual Cartagena, posiblemente sobre un anterior asentamiento tartésico denominado (Mastia Tarseion. Cartagena fue amurallada y reurbanizada y se convirtió en la principal base púnica de la Península Ibérica.

Además cabe destacar la colonia de Ebusus (Ibiza), enclave estratégico para el dominio naval de Cartago en el Mediterráneo occidental.

La influencia cultural que pudo ejercer Cartago en la Península parece escasa. Es posible que interviniesen en los alfabetos tartesio e ibero, y ciertas mejoras en la industria o en el cultivo.

-Una vez repasada la Prehistoria, es hora de realizar las siguientes actividades y ver los siguientes vídeos:

http://www.juanjoromero.es/prehistoria.swf

http://catedu.es/chuegos/historia/historia.swf

http://www.atapuerca.org/

http://www.cantabria.com/altamira/altamira.swf

http://www.enciclopedia-aragonesa.com/monograficos/historia/prehistoria/multimedia/animaciones/Paleolitico.htm

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/mem2001/huellas/origenes/main.html

http://www.educared.net/concurso2004/1680/Azorin-Club/Azorin-Club/index.htm

http://www.nuestrosorigenes.com/

http://ares.cnice.mec.es/ciengehi/c/04/animaciones/a_fc_anim01_1_v00.html

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/mem2000/arqueologia/index.html

http://www.youtube.com/watch?v=4TqdMEo4vXU&feature=player_embedded

http://www.youtube.com/watch?v=PsoT68hMtRs&feature=player_embedded

http://www.youtube.com/watch?v=92lK4wN-gjw&feature=player_embedded

http://www.youtube.com/watch?v=SHceXEs4jgs

http://www.youtube.com/watch?v=qsAmywqyfcg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=UrV_VvsibLU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=B3T0ycX-Y24&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=V5R54r2aeDg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=DbzwzQHpW10&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=w9_OlRZfQlw&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=LU6rLh9S3aI&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=gpD9sSWXlTk&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=1wwYki5bq3Y&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=OLw1T7L_zZM&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=zkl6Yp5OoIU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=xCMs16jhkYg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=q-JarfeARrY&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=sHYGLjGgveU&feature=related

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/recursos_informaticos/proyectos2004/andalucia/FORMATO%20WEB/prehistoria.htm

http://www.ceipjuanherreraalcausa.es/Recursosdidacticos/QUINTO/datos/02_Cmedio/datos/05rdi/ud14/02.htm

http://www.clarionweb.es/5_curso/c_medio/cm514/cm51401.htm

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/ceip_san_tesifon/recursos/curso5/caza_prehistoria/C_T_LA_PREHISTORIA.html

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/html/adjuntos/2007/09/13/0030/prehistoria/presentacion.htm

http://edu.jccm.es/cp/antoniomachado/cuadernia/prehistoria/index.html

http://www.educared.net/concurso2009/WEB_400/menu.htm

ORGANIZACIÓN TERRITORIAL E INSTITUCIONAL DE ESPAÑA

España es una nación miembro de la Unión Europea, constituido en Estado social y democrático de Derecho y cuya forma de gobierno es la monarquía parlamentaria. Su territorio, con capital en Madrid, ocupa la mayor parte de la Península Ibérica, al que se añaden los archipiélagos de las Islas Baleares (en el mar Mediterráneo occidental) y de las Islas Canarias (en el océano Atlántico nororiental), así como en el norte del continente africano las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, además de los distritos y posesiones menores de las islas Chafarinas, el peñón de Vélez de la Gomera y el peñón de Alhucemas. El municipio de Llívia, rodeado totalmente por territorio francés, en los Pirineos, completa el conjunto de territorios junto con la isla de Alborán, las islas Columbretes y una serie de islas e islotes frente a sus propias costas.

Tiene una extensión de 504.645 km², siendo el cuarto país más extenso del continente, tras Rusia, Ucrania y Francia. Con una altitud media de 650 metros es uno de los países más montañosos de Europa. Su población es de 46.951.532 habitantes, según datos del padrón municipal de 2010.

De acuerdo con la Constitución Española, el castellano o español es la lengua oficial del Estado y todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. En 2006, era la lengua materna del 89% de los españoles. Otras lenguas, también españolas, son reconocidas como cooficiales en diversas comunidades autónomas, conforme a los estatutos de autonomía. La Constitución reconoce que las modalidades lingüísticas de España son uno de sus patrimonios culturales, objeto de especial respeto y protección.

El territorio peninsular comparte fronteras terrestres con Francia y con el principado de Andorra al norte, con Portugal al oeste y con el territorio británico de Gibraltar al sur. En sus territorios africanos, comparte fronteras terrestres y marítimas con Marruecos. Comparte con Francia la soberanía sobre la isla de los Faisanes en la desembocadura del río Bidasoa.

-Gobierno y política

España es una monarquía parlamentaria, con un monarca hereditario que ejerce como Jefe de Estado —el Rey de España—, y un parlamento bicameral, las Cortes Generales, constituidas por Congreso de los Diputados y Senado.

División de poderes

El poder ejecutivo lo forma un Consejo de Ministros presidido por el Presidente del Gobierno, que ejerce como Jefe de Gobierno. Es el monarca quien propone al Presidente del Gobierno tras las elecciones generales y quien lo mantiene en el cargo mientras conserve la confianza del Congreso de los Diputados.

El poder legislativo se establece en las Cortes Generales, que son el órgano supremo de representación del pueblo español. Las Cortes Generales se componen de una cámara baja, el Congreso de los Diputados, y una cámara alta, el Senado. El Congreso de los Diputados cuenta con 350 miembros elegidos por votación popular, en listas cerradas y mediante representación proporcional elegidos por circunscripciones provinciales, para servir en legislaturas de cuatro años. El sistema no es absolutamente proporcional puesto que existe un número mínimo de escaños por circunscripción (3) y se usa un sistema proporcional levemente corregido para favorecer las listas mayoritarias (el Sistema d’Hondt). El Senado cuenta actualmente con 259 escaños, de los cuales 208 son elegidos directamente mediante voto popular, por circunscripciones provinciales, en cada una de las cuales se eligen 4 senadores, siguiendo un sistema mayoritario (3 para la lista mayoritaria, 1 para la siguiente), excepto en las islas, Baleares y Canarias (en los que la circunscripción es la isla) y los otros 51 son designados por los órganos regionales para servir, también, por períodos de cuatro años.

El poder judicial está formado por el conjunto de Juzgados y Tribunales, integrado por Jueces y Magistrados, que tienen la potestad de administrar justicia en nombre del Rey.

-Estado de las Autonomías

España es en la actualidad lo que se denomina un “Estado de Autonomías”, un país formalmente unitario pero que funciona como una federación descentralizada de comunidades autónomas, cada una de ellas con diferentes niveles de autogobierno. Las diferencias dentro de este sistema se deben a que el proceso de traspaso de competencias del centro a la periferia fue pensado en un principio como un proceso asimétrico, que garantizase un mayor grado de autogobierno sólo a aquellas comunidades que buscaban un tipo de relación más federalista con el resto de España –comunidades autónomas de régimen especial– (Andalucía, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco). Por otro lado, el resto de comunidades autónomas –comunidades autónomas de régimen común– dispondría de un menor autogobierno. Sin embargo, estaba previsto que a medida que fueran pasando los años, estas comunidades fueran adquiriendo gradualmente más competencias.

Hoy en día, España está considerada como uno de los países europeos más descentralizados, ya que todos sus diferentes territorios administran de forma local sus sistemas sanitarios y educativos, así como algunos aspectos del presupuesto público; algunos de ellos, como el País Vasco y Navarra, además administran su financiación pública sin casi contar (a excepción del cupo) con la supervisión del gobierno central español. En el caso de Cataluña, Navarra y el País Vasco, están equipados con sus propios cuerpos policiales, totalmente operativos y completamente autónomos que remplazan las funciones de la Policía Nacional en estos territorios, salvo en Navarra todavía en proceso de traspaso.

-Defensa

La responsabilidad de la defensa nacional recae en las Fuerzas Armadas que tienen asignadas por medio del artículo octavo de la Constitución Española “la misión de garantizar la soberanía e independencia de España defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Las Fuerzas Armadas Españolas se han dividido tradicionalmente en tres armas: Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire. A estas armas se suma la Guardia Real, un cuerpo protocolario segregado que realiza labores fundamentalmente de seguridad.

España forma parte de las naciones más importantes del EUFOR, y del Eurocuerpo, así mismo ocupa una posición destacada en la estructura de la OTAN, en la que ingresó en 1982. Además de ser la sexta flota naval más poderosa y poseer el cuerpo de Infantería de Marina más antiguo del mundo.

-ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

España es una nación organizada territorialmente en 17 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas. El Título VIII de la constitución establece la organización territorial del Estado en municipios, provincias y comunidades autónomas, éstas con competencias para gestionar sus propios intereses con un amplio nivel de autonomía, poderes legislativos, presupuestarios, administrativos y ejecutivos en las competencias exclusivas que el Estado les garantiza a través de la Constitución y de cada Estatuto de autonomía. Aunque Navarra no se constituyó propiamente en Comunidad Autónoma, siendo una Comunidad Foral, y no habiendo desarrollado un Estatuto de Autonomía, sino articulando un una mejora de sus fueros tradicionales, es considerada comunidad autónoma a todos los efectos, según la interpretación del Tribunal Constitucional.

Cada comunidad autónoma está formada por una o varias provincias, haciendo un total de 50.

-Límites geográficos

Situada en Europa Occidental, ocupa la mayor parte de la península Ibérica y, fuera de ella, dos archipiélagos principales (el de las islas Canarias en el océano Atlántico y el de las islas Baleares en el mar Mediterráneo), dos ciudades, Ceuta y Melilla, en el norte de África, la isla de Alborán y una serie de islas e islotes se encuentran frente a las costas peninsulares, como las islas Columbretes. Además, consta de posesiones menores no continentales como las islas Chafarinas, el peñón de Vélez de la Gomera y el peñón de Alhucemas, todos frente a la costa africana.

Los límites físicos de España son los siguientes: al oeste, Portugal y el océano Atlántico; el mar Mediterráneo al este; el estrecho de Gibraltar, océano Atlántico y mar Mediterráneo al sur; y los Pirineos, junto con el golfo de Vizcaya y el mar Cantábrico al norte.

-Lenguas

El idioma oficial y el más hablado en el conjunto de España, por un 99% de la población, es el español, lengua materna del 89% de los españoles, que puede recibir la denominación alternativa de castellano. La estimación del número de hablantes en todo el mundo va desde los 450 a los 500 millones de personas, siendo la segunda lengua materna más hablada tras el chino mandarín. Se prevé que se afiance como segunda lengua de comunicación internacional tras el inglés en el futuro, y es la segunda lengua más estudiada tras el inglés.

Además se hablan otras lenguas, que pueden ser oficiales en sus regiones de acuerdo con la Constitución o los Estatutos de Autonomía de cada Comunidad Autónoma. Ordenadas por número de hablantes, estas lenguas son:

  • Catalán (9% de la población), cooficial en Cataluña e Islas Baleares. Es hablado también, sin estatus de cooficialidad, en la llamada Franja de Aragón y en la comarca del Carche murciano. Oficialmente se denomina Valenciano en la Comunidad Valenciana, donde también es cooficial.
  • Gallego (5% de la población), cooficial en Galicia. Es hablado también en algunas zonas de las provincias de Asturias, León y Zamora, sin estatus de cooficialidad.
  • Euskera (1% de la población), cooficial en el País Vasco y tercio norte (zona vascófona) de Navarra, donde se denomina estatutariamente vascuence. Es hablado también en la zona mixta de Navarra (donde el euskera, sin ser oficial, goza de cierto reconocimiento) y de forma muy minoritaria en la no vascófona.
  • Occitano, oficial en Cataluña, donde es hablado, en su variedad aranesa, en los municipios del Valle de Arán (Lérida).

También se hablan una serie de lenguas o dialectos románicos que no tienen estatus de lengua oficial: el asturleonés hablado en Asturias (llamado asturiano o bable, reconocido por medio del artículo 4 del estatuto de autonomía que promueve su uso y protección), en zonas de Cantabria (llamado cántabro, montañés o pasiego), León, Zamora, Salamanca (llamado leonés) y Extremadura (llamado altoextremeño). En Aragón, la Ley de Lenguas de 2009 define que los idiomas aragonés y catalán son “lenguas propias originales e históricas” de la Comunidad Autónoma, si bien sin llegar a concederles el grado de cooficialidad. Igualmente, el portugués en algunas localidades fronterizas extremeñas, prácticamente desaparecido.

-LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

La Constitución Española de 1978 es la norma suprema del ordenamiento jurídico del Reino de España, a la que están sujetos los poderes públicos y los ciudadanos de España, en vigor desde el 29 de diciembre de 1978.

La Constitución fue ratificada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, siendo posteriormente sancionada por el Rey el 27 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial del Estado el 29 de diciembre del mismo año. La promulgación de la Constitución implicó la culminación de la llamada Transición Española, que tuvo lugar como consecuencia de la muerte, el 20 de noviembre de 1975, del anterior Jefe del Estado, el General Francisco Franco, precipitando una serie de acontecimientos políticos e históricos que transformaron el anterior régimen franquista en un Estado Social y Democrático de Derecho, bajo la forma política de Monarquía Parlamentaria.

Su título preliminar proclama un Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Así mismo, se afianza el principio de soberanía popular, y se establece la monarquía parlamentaria como forma de gobierno.

La Constitución establece una organización territorial basada en la autonomía de Municipios, Provincias y Comunidades Autónomas, rigiendo entre ellos el principio de solidaridad. Tras el proceso de formación del Estado de las Autonomías, las Comunidades Autónomas gozan de una autonomía de naturaleza política que configura a España como un Estado regional. Las Entidades Locales, como los Municipios y las Provincias, gozan de una autonomía de naturaleza administrativa, cuyas instituciones actúan en base a criterios de oportunidad dentro del marco legal fijado por el Estado y las Comunidades Autónomas.

El Rey es el Jefe del Estado, figura que desempeña funciones de naturaleza eminentemente simbólica y que carece de poder efectivo de decisión. Sus actos tienen una naturaleza reglada, cuya validez depende del refrendo de la autoridad competente que, según el caso, es el Presidente del Gobierno, el Presidente del Congreso de los Diputados, o un Ministro.

La división de poderes, idea fundamental en el pensamiento liberal, es el eje del sistema político. En la base, la soberanía nacional permite la elección, por sufragio universal (varones y mujeres mayores de 18 años), de los representantes del pueblo soberano en las Cortes, configuradas en base a un bicameralismo atenuado integrado por el Congreso de los Diputados y el Senado. Ambas Cámaras comparten el poder legislativo, si bien existe una preponderancia del Congreso de los Diputados, que además es el responsable exclusivo de la investidura del Presidente del Gobierno, y su eventual cese por moción de censura o cuestión de confianza. No obstante, tanto el Congreso como el Senado ejercen una tarea de control político sobre el Gobierno mediante las preguntas e interpelaciones parlamentarias.

El Gobierno, cuyo Presidente es investido por el Congreso de los Diputados, dirige el poder ejecutivo, incluyendo la Administración Pública. Los miembros del Gobierno son designados por el Presidente, y junto a él, componen el Consejo de Ministros, órgano colegiado que ocupa la cúspide del poder ejecutivo.

El Gobierno responde solidariamente de su actuación política ante el Congreso de los Diputados, que dado el caso, puede destituirlo en bloque mediante una moción de censura, que necesariamente debe incluir un candidato alternativo que será inmediatamente investido Presidente del Gobierno.

El poder judicial recae en los jueces y en el Consejo General del Poder Judicial como su máximo órgano de gobierno. El Tribunal Constitucional controla que las leyes y las actuaciones de la administración pública se ajusten a la Carta Magna.

La Constitución Española de 1978 se compone de un preámbulo, once títulos (un Título Preliminar y diez numerados), cuatro disposiciones adicionales, nueve transitorias, una derogatoria y una final.

La Constitución, además de establecer la organización territorial e institucional de España, establece los derechos y libertades de los españoles, pudiendo aquí mencionar los siguientes:

  • Artículo 15: Derecho a la vida y a la integridad física y moral. Queda abolida la pena de muerte, salvo en tiempo de guerra.
  • Artículo 16: Libertad ideológica, religiosa y de culto. Aconfesionalidad del Estado.
  • Artículo 18: Derecho al honor, a la propia imagen, y a la intimidad personal y familiar. Inviolabilidad del domicilio, salvo consentimiento del titular, resolución judicial o flagrante delito. Inviolabilidad de las comunicaciones.
  • Artículo 19: Libertad de circulación y residencia.
  • Artículo 20: Libertad de expresión e información. Libertad de cátedra. Prohibición de la censura previa. Resolución judicial necesaria para el secuestro de publicaciones.
  • Artículo 21: Derecho de reunión pacífica y sin armas sin necesidad de autorización previa. Obligación de comunicación previa a la autoridad para reuniones y manifestaciones en lugares públicos, que sólo podrán ser prohibidas por razones fundadas de orden público.
  • Artículo 22: Derecho de asociación. Ilegalidad de asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados como delito. Prohibición de las asociaciones secretas o de carácter paramilitar.
  • Artículo 23: Derecho de participación en los asuntos públicos. Sufragio universal activo y pasivo. Igualdad en el acceso a la Función Pública.
  • Artículo 24: Tutela judicial efectiva, prohibición de la indefensión, derecho al juez predeterminado por la Ley, a la presunción de inocencia, derecho a la asistencia letrada, derecho a la prueba, derecho a no declarar contra sí mismos ni a declararse culpable, derecho al proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías.
  • Artículo 25: Legalidad e irretroactividad penal. Judicialidad de la pena. Prohibición de los trabajos forzados. Reinserción y reeducación como objetivos de la pena.
  • Artículo 26: Prohibición de los Tribunales de Honor.
  • Artículo 27: Derecho a la educación. Obligatoriedad y gratuidad de la enseñanza básica. Derecho de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa. Libertad de creación de centros de enseñanza.
  • Artículo 28: Derecho de sindicación, pudiendo exceptuarse en las Fuerzas Armadas y limitarse en otros funcionarios públicos. Derecho de huelga con el límite de respetar los servicios esenciales para la comunidad.
  • Artículo 29: Derecho de petición por escrito con los efectos predeterminados en la Ley. Limitación para los miembros de las Fuerzas Armadas, que no podrán ejercer el derecho de petición de forma colectivo, sino sólo a título individual y con arreglo a su legislación específica.
  • Artículo 30: Derecho y deber de defender España. Objeción de conciencia.
  • Artículo 32: Derecho a contraer matrimonio.
  • Artículo 33: Derecho a la propiedad privada y a la herencia. Expropiación forzosa.
  • Artículo 34: Derecho de fundación.
  • Artículo 35: Derecho al trabajo.
  • Artículo 38: Libertad de empresa.

-Realicemos a continuación las siguientes actividades relacionadas con la organización territorial e institucional de España y con la Constitución Española:

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/espauto3e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/esprovin3e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/espauto2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/espauto2ecap.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/esprovin2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/espauto1e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/espauto1ecap.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/esprovin1e.html

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/colegiolasalud/constitucion.htm

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio5/la_constitucion/index.htm

ORGANIZACIÓN TERRITORIAL E INSTITUCIONAL DE ANDALUCÍA

Andalucía es una comunidad autónoma española, considerada como nacionalidad histórica. Está compuesta por las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. Su capital es Sevilla, ciudad reconocida por el Estatuto de Autonomía como sede de la Junta de Andalucía. La sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se encuentra en la ciudad de Granada.

Es la comunidad autónoma más poblada de España (8.285.692 habitantes en 2009) y la segunda más extensa, lo que explica su peso en el conjunto de España. Se encuentra situada al sur de la península ibérica; limitando al oeste con la República de Portugal, al sur con el océano Atlántico, el mar Mediterráneo y el reclamado territorio británico de ultramar de Gibraltar, al norte con la región de Extremadura y Castilla-La Mancha y al este con la Región de Murcia.

En 1981 se constituyó en comunidad autónoma, al amparo de lo dispuesto en el artículo segundo de la Constitución Española de 1978, que reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones españolas. El proceso de autonomía política se cursó a través del procedimiento restrictivo expresado en el artículo 151 de la Constitución, lo que hace de Andalucía la única comunidad española que accedió a la autonomía a través de dicho procedimiento. El preámbulo del Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007 dice que la Constitución de 1978, en su art.2, reconoce la “realidad nacional” de Andalucía. Posteriormente, en su articulado, habla de Andalucía como nacionalidad histórica. En el anterior estatuto de autonomía, el Estatuto de Autonomía de 1981 o Estatuto de Carmona, era definida en el art. 1 como “nacionalidad”.

El marco geográfico es uno de los elementos que da singularidad y personalidad propia a Andalucía. Desde el punto de vista geográfico, podemos distinguir tres grandes áreas ambientales, conformadas por la interacción de los distintos factores físicos que inciden sobre el medio natural: Sierra Morena -que separa Andalucía de la Meseta-, los Sistemas Béticos y la Depresión Bética que individualizan la Alta Andalucía de la Baja Andalucía.

La historia de Andalucía es el resultado de un complejo proceso en el que se fusionan a lo largo del tiempo diferentes pueblos y culturas, así como diferentes realidades socioeconómicas y políticas. A pesar de la contemporaneidad de la formación del Estado Autonómico Andaluz, no se puede olvidar la impronta que han dejado por el actual territorio andaluz pueblos como el íbero, el celta, el fenicio, el cartaginés, el romano o el musulmán.

La realidad económica andaluza actual está marcada por la desventaja de Andalucía con respecto a los marcos globales español y europeo, básicamente por la tardía llegada de la revolución industrial, dificultada por la situación periférica que adoptó Andalucía en los circuitos económicos internacionales. Como consecuencia, queda el menor espacio relativo de la industria en la economía y el gran peso que aún posee la agricultura e hipertrofia del sector servicios.

La cultura andaluza es fruto del paso de diferentes pueblos y civilizaciones que, con el tiempo, han ido conformando una identidad cultural particular. Estos pueblos, algunos muy diferentes entre sí, han ido dejando una impronta lentamente asentada entre los habitantes.

-Símbolos

El escudo de Andalucía muestra la figura de un Hércules joven entre las dos columnas de Hércules que la tradición sitúa en el estrecho de Gibraltar, con una inscripción a los pies de una leyenda que dice: “Andalucía por sí, para España y la Humanidad”, sobre el fondo de una bandera andaluza. Cierra las dos columnas un arco de medio punto con las palabras latinas «Dominator Hercules Fundator», también sobre el fondo de la bandera andaluza.

La bandera oficial de Andalucía está compuesta por tres bandas horizontales verde, blanca y verde, de igual tamaño; sobre la banda central blanca se sitúa su escudo. Fue creada por Blas Infante, y aprobada en la Asamblea de Ronda de 1918. Infante eligió el verde como símbolo de la esperanza y la unión, y el blanco como símbolo de paz y diálogo. La elección de estos colores se debe a que Blas Infante consideraba que habían sido los más usados a lo largo de la historia del territorio andaluz. Según él, el estandarte de la dinastía andalusí de los Omeyas era verde y representaba la convocatoria del pueblo. El blanco, en cambio, simbolizaba el perdón entre los almohades, que en la heráldica europea es interpretado como parlamento o paz. Otras noticias históricas justifican la elección de los colores de la bandera. Los nacionalistas andaluces la denominan la “Arbonaida”‘, que significa “blanquiverde” en lengua mozárabe.

El himno de Andalucía es una composición musical de José del Castillo Díaz con letra de Blas Infante. La música está inspirada en el Santo Dios, un canto religioso popular que los campesinos y jornaleros de algunas comarcas andaluzas cantaban. Blas Infante puso este canto en conocimiento del Maestro Castillo, quien adaptó y armonizó la melodía. La letra del himno apela a los andaluces para que se movilicen y pidan “tierra y libertad”, mediante un proceso de reforma agraria y un estatuto de autonomía política para Andalucía, en el marco de España.

El Parlamento andaluz aprobó de forma unánime en 1983 que, en el preámbulo del Estatuto de Autonomía para Andalucía, se reconociera a Blas Infante como “Padre de la Patria Andaluza”, reconocimiento que se revalidó en la reforma de dicho estatuto, sometida a referéndum popular el 18 de febrero de 2007.

El Día de Andalucía se celebra el 28 de febrero y conmemora el referéndum del año 1980, que dio autonomía plena a la comunidad andaluza tras una larga lucha a través del procedimiento estipulado en el artículo 151 de la Constitución para aquellas comunidades que, como la andaluza, no tuvieron oportunidad de refrendar su estatuto durante la Segunda República por el estallido de la Guerra Civil.

El título honorífico de Hijo Predilecto de Andalucía se concede por la Junta de Andalucía a quienes se les reconoce méritos excepcionales que hayan redundado en beneficio de Andalucía, por su trabajo o actuaciones científicas, sociales o políticas. Es la más alta distinción de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

-Gobierno y administración autonómica

Andalucía accedió a la autonomía mediante la denominada vía o procedimiento agravado, recogida en el artículo 151 de la Constitución española de 1978. Siguiendo este procedimiento, la Comunidad Autónoma de Andalucía se constituyó el 28 de febrero de 1980 tras la celebración de un referéndum,[37] declarando en el artículo 1º de su Estatuto de autonomía (1981) que tal autonomía está justificada en la “identidad histórica, en el autogobierno que la Constitución permite a toda nacionalidad, en plena igualdad al resto de nacionalidades y regiones que compongan España, y con un poder que emana de la Constitución y el pueblo andaluz, reflejado en su Estatuto de Autonomía”.[38]

En octubre de 2006 la Comisión constitucional de las Cortes Generales aprobó con los votos favorables de PSOE, IU y PP un nuevo Estatuto de autonomía que en su preámbulo denomina a Andalucía como una realidad nacional:

El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española.

El 2 de noviembre de 2006, el Congreso de los Diputados, ratificó el texto de la Comisión Constitucional con 306 votos a favor, ninguno en contra y 2 abstenciones, siendo la primera vez que una Ley Orgánica de un Estatuto de autonomía se aprueba sin ningún voto en contra. Fue aprobado por el Senado, en sesión plenaria celebrada el día 20 de diciembre de 2006, y ratificado en referéndum por el Pueblo Andaluz el 18 de febrero de 2007.

El Estatuto de Andalucía reglamenta las distintas instituciones encargadas del gobierno y la administración dentro de la Comunidad. La Junta de Andalucía es la institución principal en la que se organiza el gobierno. Por otra parte, existen otras instituciones de autogobierno: el Defensor del Pueblo Andaluz, el Consejo Consultivo, la Cámara de Cuentas, el Consejo Audiovisual de Andalucía y el Consejo Económico y Social.

Junta de Andalucía

La Junta de Andalucía es la institución en que se organiza el autogobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Está integrada por: el Presidente de la Junta de Andalucía que es el supremo representante de la Comunidad Autónoma y el representante ordinario del Estado en la misma. Su elección tiene lugar por el voto favorable de la mayoría absoluta del Pleno del Parlamento de Andalucía y su nombramiento corresponde al Rey. El Presidente de la Junta es José Antonio Griñán Martínez.

El Consejo de Gobierno que es el órgano político y administrativo superior de la Comunidad, al que corresponde el ejercicio de la potestad reglamentaria y el desempeño de la función ejecutiva. Está compuesto por el Presidente de la Junta de Andalucía, que lo preside, y por los Consejeros nombrados por él para hacerse cargo de los diversos Departamentos (Consejerías). En la legislatura actual (2008-2012) la Junta de Andalucía está compuesta por 15 Consejerías que, ordenadas por prelación, son las siguientes: Presidencia, Gobernación, Economía y Hacienda, Educación, Justicia y Administración Pública, Innovación, Ciencia y Empresa, Obras Públicas y Transportes, Empleo, Salud, Agricultura y Pesca, Vivienda y Ordenación del Territorio, Turismo, Comercio y Deporte, Igualdad y Bienestar Social, Cultura y Medio Ambiente.

El Parlamento de Andalucía que es la Asamblea Legislativa Autonómica, a la que corresponde la elaboración y aprobación de las Leyes y la elección y cese del Presidente de la Junta de Andalucía.

Las elecciones al Parlamento de Andalucía son la fórmula democrática mediante la cual los ciudadanos de Andalucía eligen a sus 109 representantes políticos en la cámara autonómica. Tras la aprobación del Estatuto de Autonomía de Andalucía mediante la Ley Orgánica 6/1981 de 30 de diciembre de 1981, las primeras elecciones a su Parlamento autónomo se convocaron para el 23 de mayo de 1982. Posteriormente se han celebrado elecciones en 1986, 1990, 1994, 1996, 2000, 2004 y 2008.

Los partidos políticos con representación en el Parlamento durante la legislatura vigente (2008-2012), por número de diputados, son: PSOE-A, PP-A e IULV-CA.

Poder judicial

El órgano jurisdiccional superior de la Comunidad Autónoma es el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, ante el que se agotan las sucesivas instancias procesales sin perjuicio de la jurisdicción que corresponde al Tribunal Supremo. No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía no es un órgano de la Comunidad Autónoma sino que forma parte del Poder Judicial, que es único en todo el Reino y que no puede ser transferido a las Comunidades Autónomas.

-Organización Territorial

Andalucía se divide en ocho provincias, creadas por Javier de Burgos mediante Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, que son las que aparecen en el mapa a la derecha.

Municipios

En Andalucía existen 771 municipios divididos entre las 8 provincias. Las entidades municipales en Andalucía están reguladas por el Estatuto de Autonomía de Andalucía en su Título III, en los artículos que van del 91 al 95, donde se establece que el municipio es la entidad territorial básica Andalucía, dentro de la que goza de personalidad jurídica propia y de plena autonomía en el ámbito de sus intereses. Su representación, gobierno y administración corresponden a los respectivos Ayuntamientos, los cuales tienen competencias propias sobre materias como urbanismo, servicios sociales comunitarios, abastecimiento y tratamiento de aguas, recogida y tratamiento de residuos y la promoción del turismo, la cultura y el deporte entre otras materias establecidas por ley.

Entidades locales

Los núcleos separados de población dentro de un término municipal acceden a la administración de sus propios intereses, constituyéndose en entidades locales autónomas bajo la denominación de pedanías, villas, aldeas, o cualquier otra de reconocida implantación en el lugar, de conformidad con el principio de máxima proximidad de la gestión administrativa a los ciudadanos.

Comarcas

Las comarcas andaluzas no han estado nunca reguladas oficialmente como en otras comunidades autónomas, pero son reconocidas por motivos geográficos, culturales, históricos o administrativos. De esto se ha hecho eco el nuevo Estatuto de Autonomía en el que las comarcas vienen mencionadas en el artículo 97 del Título III, donde se define el significado de comarca y se sientan las bases para una futura legislación sobre éstas. La figura actual que se acerca más a la definición de comarca que da el estatuto es la de mancomunidad, así que éstas posiblemente puedan convertirse en el germen de las futuras comarcas andaluzas.

Mancomunidades

Las mancomunidades andaluzas son un instrumento para el desarrollo socioeconómico de la comarca o comarcas sobre las que actúan en coordinación con los ayuntamientos de los municipios que la componen, la Junta de Andalucía, la Administración General de España y la Unión Europea.

-Estatuto Autonomía de Andalucía

Andalucía accedió a la autonomía mediante la denominada “vía rápida”, recogida en el artículo 151 de la Constitución española de 1978. Siguiendo este procedimiento, se constituirá la Comunidad Autónoma de Andalucía el 28 de febrero de 1980, declarando en el artículo 1º de su Estatuto de autonomía que tal autonomía está justificada en la “identidad histórica, en el autogobierno que la Constitución permite a toda nacionalidad, en plena igualdad al resto de nacionalidades y regiones que compongan España, y con un poder que emana de la Constitución y el pueblo andaluz reflejado en su Estatuto de Autonomía”. Siendo la única Comunidad Autónoma que plebiscitó en referéndum dicho acceso.

El 18 de febrero de 2007 se celebró un referéndum para la reforma del estatuto andaluz.

A la pregunta “¿Aprueba el proyecto de Estatuto de Autonomía para Andalucía?”, el pueblo andaluz respondió:

Censo 6.045.560
Censo escrutado 6.045.560 100%
Total votantes 2.193.497 36,28%
Abstención 3.852.063 63,72%
Votos nulos 20.966 0,96%
Votos válidos 2.172.531 99,04%
Votos válidos :

1.899.860 87,45%
NO 206.001 9,48%
En blanco 66.670 3,07%

Siendo promulgado el 19 de marzo de 2007.

-Realicemos a continuación las siguientes actividades y visitemos los siguientes enlaces:

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andaluprov3e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andalucom3e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andaluprov2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andalucom2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andaluprov1e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andalucom1e.html

http://www.juntadeandalucia.es/especiales/aj-nuevoestatuto-estatuto.html?idSeccion=1&idApartado=1

http://clic.xtec.cat/db/jclicApplet.jsp?project=http://clic.xtec.cat/projects/diandalu/jclic/diandalu.jclic.zip&lang=es&title=D%C3%ADa+de+Andaluc%C3%ADa

http://www.youtube.com/watch?v=u0ljltpE-_I

LOS SECTORES ECONÓMICOS DE ANDALUCÍA Y ESPAÑA

-ECONOMÍA DE ANDALUCÍA

La economía andaluza es la tercera economía de España en cuanto al tamaño de su Producto Interior Bruto. Por la riqueza que produce y la población que mantiene empleada, el sector terciario es el más importante. El turismo es de gran trascendencia para la comunidad, la primera de España en ingresos por este concepto. Dentro del sector primario regional hay un predominio del subsector agrícola mientras que la industria se localiza fundamentalmente en la zona occidental, la franja costera y los principales núcleos de población.

Resumiendo los principales rasgos de la economía andaluza son:

  • Una tasa de desempleo elevada.
  • Balanza comercial negativa, empeorando en los últimos años debido al peso de las importaciones de petróleo y de bienes de consumo (importaciones 14.261 Millones de euros, exportaciones 17.535 millones de euros).
  • Peso decreciente del sector primario.
  • Excesiva importancia de la construcción (muy intensiva en el empleo).
  • Tímido crecimiento, casi estancamiento, de la industria, dentro de la cual sigue teniendo gran importancia la industria agroalimentaria.
  • El sector servicios supone un 62% aproximadamente de la actividad productiva de la comunidad. Dentro de este sector es especialmente importante el turismo, con más de 23 millones de turistas en 2005.

Andalucía sigue acercándose a la media europea, modificando su estructura productiva, diversificando su industria, y disminuyendo progresivamente el peso del sector primario en su economía.

-Sector primario

El sector primario sigue teniendo una gran importancia relativa con el resto de sectores productivos. Importancia que se hace mayor si lo comparamos con el sector primario de otras economías occidentales, donde se ha reducido a la mínima expresión. El sector primario produce el 8,26% del total y ocupa al 8,19% de la población activa. Sin duda es un sector poco competitivo ya que otras economías con mucha menor población ocupada porducen mucho más. A esta importancia relativa del sector primario andaluz hay que añadir su larga tradición en Andalucía en la que está arraigado profundamente.

El sector primario se puede dividir en una serie de subsectores: agricultura, pesca, ganadería, caza, recursos forestales y minería.

La agricultura en Andalucía se ha basado tradicionalmente en el cultivo del trigo, el olivo y la vid, la llamada tríada mediterránea. La sociedad andaluza ha sido durante siglos mayoritariamente agraria. Atendiendo a su uso, las 8.737.052 Ha del territorio andaluz se dividen en tierras de cultivo (3.996.217 Ha), prados y pastizales (843.698 Ha), terrenos forestales (2.557.668 Ha) y otras superficies (1.339.469 Ha).[10]

En la mayor parte de la región predominan las grandes explotaciones agrícolas o latifundios, como son las alquerías, los cortijos y las haciendas. Los labriegos y jornaleros encargados de trabajar estas extensas tierras se concentraban en grandes núcleos de población distantes entre sí. La pequeña propiedad agraria o minifundio no tiene una presencia significativa en la región, salvo en determindas zonas del antiguo Reino de Granada, donde existen dos comarcas especialmente importantes desde el punto de vista agrícola: la Vega y las Alpujarras.

En las últimas décadas los cultivos tradicionales han ido retrocediento en el interior en favor de los cultivos intensivos y extensivos de trigo, arroz, remolacha, algodón y girasol. Del mismo modo se han extendido los cultivos bajo plástico en invernaderos, destacando los cultivos hortícolas del Poniente Almeriense y la floricultura en Chipiona y su entorno. En la zona litoral el retroceso de los cultivos tradicionales ha sido impuesto sobre todo por la urbanización masiva.

La pesca es una actividad tradicional de las costas andaluzas que aporta un componente esencial a la dieta alimenticia de los andaluces. La flota pesquera es la segunda en importancia de la nación, con un área de pesca muy extensa, que sobrepasa las aguas andaluzas. Hasta prácticamente la edad contemporánea la pesca fue una de las pocas actividades desarrolladas en el litorial capaz de sostener población debido a lo insalubre de estos espacios en el caso del litoral atlántico y al problema de la piratería morisca en el Mediterráneo.

En la actualidad existen graves problemas de sobreexplotación debido a los adelantos en la técnicas de pesca y en los buques pesqueros de gran calado y dotados de potentes congeladores que son capaces de faenar durante varias semanas. Esta modernizada pesca está asociada a las actividades de altura, mietras que la pesca litoral, salvo por la motirización de las embarcaciones, sigue siendo una actividad muy artesanal.

La ganadería es una actividad con una larga tradición en Andalucía. Sin embargo, desde el siglo XVIII, entra en un grave letargo del que aún no se ha despertado. La nueva configuración de los espacios económicos relegan a la ganadería de la campiña para expulsarla a las zonas adehesadas de las zonas montañosas, mucho más deprimidas y con menor presión en los distintos usos del suelo. Así, la ganadería ocupa un lugar semimarginal en la economía andaluza, aportando menos del 10% de la producción ganadera nacional, mientras que el sector agrícola aporta un 30%. Por lo tanto, el nivel de autoabastecimiento regional es insuficiente y tan sólo un 70% de las necesidades de carne y leche se abastecen desde sus fronteras. Es indudable que las condiciones climáticas andaluzas tienen mucho que decir en esta situación, sin embargo, no es menos cierto que existen explicaciones históricas que mantienen al sector ganadero en esta situación marginal.

Sin embargo, Andalucía, gracias a su extensión territorial y a su gran mercado de consumo interno, tiene infinitas potencialidades de desarrollo para este sector. Las cabañas ovina y caprina autóctonas presentan grandes posibilidades dentro de una Europa excedentaria en muchos productos ganaderos, pero deficitaria en los derivados del ovino y el caprino: carne, leche, cuero, etc.

La riqueza cinegética de Andalucía esta más que atestiguada. A lo largo de su historia el territorio andaluz ha sido soporte de una intensa actividad cinegética.

En la actualidad el recurso cinegético mantiene su importancia en todo el territorio andaluz: el ciervo y jabalí, son dentro de la caza mayor las más importantes. No obstante, exiten otras especies de gran valor cinegético: la cabra montés, el muflón, el gamo, el corzo, etc. A estas especies de caza mayor, hay que sumar otras tantas de caza menor, entre las que destacan: la perdiz, el conejo, la liebre, la codorniz, el zorzal, la paloma torcaz, etc.

La caza, en la actualidad, ha perdido su carácter de actividad para la obtención de alimentos. Y se ha convertido en una actividad de ocio ligada a los espacios serranos, donde supone una actividad complementaria, nada despreciable, a la forestal y ganadera (en grave crisis), debido a sus importantes ingresos económicos.

La consideración de la caza como recurso económico (en muchos espacios serranos, es la actividad cinegética la que ordena el espacio, por encima de otras actividades como la ganadera) supone una importante inversión en la gestión de estos espacios. De hecho es una evidencia que muchos de los espacios naturales mejor conservados son a su vez territorios que han soportado un aprovechamiento cinegético (Sierra de Andújar, Sierra de Hornachuelos, Sierras de Cazorla y Segura, Sierra de Cardeña, Sierra Mágina, Doñana, etc.) Si bien la caza ha supuesto la desaparición de muchos recursos, su ordenamiento ha provocado la proliferación de muchas especies, a destacar las grandes rapaces como el buitre negro o el águila imperial y depredadores como el lince o el lobo.

Caza y conservación de la naturaleza no son, pues, conceptos excluyentes, si bien la creciente demanda y presión sobre un recurso tan frágil, abren un nuevo reto sobre la ordenación y regularización de esta actividad económica que garanticen su sostenibilidad, debido a los importantes ingresos que generan sobre los deprimidos espacios serranos.

Los espacios forestales en Andalucía tienen una gran importancia por su extensión y su diversificación: pastos, frutos, madera, etc. Y por otros aspectos difícilmente cuantificables económicamente como la fijación del suelo, la regulación hídrica, mantenimiento de flora y fauna, que tienen un gran interés ambiental.

La actual superficie forestal de Andalucía es de unos 4 millones de ha, producto de un proceso de lucha entre distintos usos por la ocupación del espacio geográfico. En este caso, la ocupación forestal es el aprovechamiento más marginal y por lo tanto se ha reducido a las zonas de montaña donde no existe competencia por parte de otros usos. Sobre este proceso ya se habló en el apartado de ganadería

Existe una gran diversidad de especie, estados y tipos vegetales, heredados de la distinta intensidad de interacción del hombre con el medio. De esta forma podemos apreciar espacios con una transformación lenta y con una base en el substrato vegetal climácico como son: dehesas, encinares y alcornocales.

El futuro de estos espacios está en poner en valor sus aptitudes ambientales y para ello es necesaria una política específica para el medio forestal que permita aumentar la renta de sus moradores y por lo tanto fijar la población que es imprescindible para mantener sus propiedades beneficiosas para el medio ambiente. Estos espacios están fuertemente antropizados, por lo que la presencia humana es fundamental en el equilibrio creado: hombre/naturaleza.

A pesar de la baja rentabilidad y crisis generalizada en el sector, la minería aún tiene cierta importancia. Si comparamos el valor de las extracción con el resto de España, se puede constatar que, en cuanto a las extracciones metálicas, Andalucía aporta el 59% del valor total nacional, destacando especialmente las piritas y el hierro. Para los metales preciosos (oro y plata) el porcentaje aumenta hasta el 98%, mientras que las extracciones de estroncio suponen el 100%, las de atapulgita el 84% y la bentonita volcánica el 77%. El valor del mármol, los yesos, la sal marina, las dolomías y la barita, también tienen una importancia relativa con respecto al total nacional, del que participa en más de un 20%.

En lo que se refiere a la distribución provincial, destaca en primer lugar la provincia de Huelva, donde se genera el 40 por ciento del valor total de las extracciones, merced fundamentalmente a las explotaciones de la franja pirítica y, en menor medida, las provincias de Córdoba (carbón de la cuenca del Guadiato), Sevilla (polimetálicos de Aznalcóllar) y Granada (hierro de Alquife). En el caso de las rocas industriales (calizas, arcillas y otros materiales utilizados en la construcción) presentan una distirbución muy repartida por todo el territorio andaluz.

-Sector Secundario

Industria

En cuanto a la transformación de los minerales hay que señalar que el desarrollo de las industrias en el siglo XIX ligadas a la extacción minera (Garrucha y Carboneras, Riotinto, El Pedroso, Peñarroya y Linares-La Carolina) fracasó. A principios del siglo XXI, pese a que existe una mayor integración intersectorial entre la extracción minera y la transformación industrial, ésta es aún insuficiente e incompleta:

  • Metalúrgica: Solamente Huelva y en menor medida Linares tienen industrias ligadas a la transformación metálica.
  • Centrales Térmicas: De las centrales de Algeciras, Carboneras y Puente Nuevo, solo la última se abastece de carbón extraído en Andalucía.
  • Química: Huelva presenta un número importante de empresas dedicadas a la fabricación de ácido sulfúrico, también presentes en Sevilla y Granada en menor medida.
  • Cemento: en la producción de cemento, Andalucía al igual que España es una de las grandes productoras y la distribución de las factorías es muy dispersa: Niebla, Jerez, Málaga, Córdoba, Alcalá de Guadaira, Torredonjimeno, Almería y Carboneras.
  • Cerámica: principalmente concentrada en Bailén.
  • Vidrio: Jerez concentra la fabricación de vidrio a través de la transformación de arenas silíceas.
  • Mármol: los mármoles de Macael son los más abundantes.
  • Pigmentos y colorantes: se obtienen ante todo en Málaga y Jaén.

En cuanto a la infraestructura porturaria de entrada-salida de materias primas:

  • Exportación: Almería y Huelva y en menor medida Málaga, Sevilla y Cádiz.
  • Importación: Cádiz, Carboneras y Huelva.

Energía

La escasez de recursos combustibles de origen fósil, o su escaso poder calorífico, provoca una fuerte dependencia del petróleo importado, en el sector energético andaluz, si bien Andalucía cuenta con un gran potencial para el desarrollo de las energías renovables, sobre todo de la energía solar y de la eólica. La Agencia Andaluza de la Energía, creada en 2005, es el nuevo órgano gubernamental encargado de desarrollar la política autonómica en relación al abastecimiento energético de la comunidad.

La infraestructura para la producción de electricidad está compuesta por ocho grandes centrales térmicas; más de sesenta pequeñas centrales hidráulicas; dos parques eólicos; y catorce centrales cogeneradoras térmicas. La mayor empresa de este sector fue la Compañía Sevillana de Electricidad, fundada en 1894, hoy día absorbida por Endesa

Desde marzo de 2007, Andalucía alberga la primera central de energía solar de concentración de Europa: la central solar PS10, situada en Sanlúcar la Mayor y realizada por una empresa andaluza, Abengoa. Además existen otras centrales menores, como las de Cúllar y Galera (Granada), inauguradas recientemente por Geosol y Caja Granada. También en la provincia de Granada, concretamente en la Hoya de Guadix, están proyectadas dos grandes centrales termosolares (Andasol I y II) que suministrarán electricidad a cerca de medio millón de hogares. En el campo de la investigación y el desarrollo de la energía solar un centro importante es la Plataforma Solar de Almería, uno de los más importantes en Europa.

La mayor empresa del sector eólico es la Sociedad Eólica de Andalucía surgida de la fusión de las empresas Planta Eólica del Sur S.A. y Energía Eólica del Estrecho S.A.

-Sector Terciario

El sector terciario o servicios, tanto en términos de producción como de empleo, en las últimas décadas ha experimentado un crecimiento muy significativo en su participación en la economía. Ha pasado de ser un sector minoritario a ser ampliamente mayoritario en la mayor parte de las economías occidentales.

Este proceso se ha denominado terciarización de la economía y se ha manifestado, de forma peculiar, en la economía andaluza.

Comercio

El saldo comercial exterior es uno de los factores más indicativos del desarrollo de una región, ya que las regiones desarrolladas presentan una mayor diversificación de productos con gran valor añadido en sus exportaciones. Por otra parte, las economías subdesarrolladas presentan unas exportaciones más centradas en la exportación de materias primas y productos poco elaborados con un valor añadido bajo, siendo esta la principal característica del comercio exterior andaluz.

La principal exportación andaluza en el primer trimestre del año 2007 han sido las legumbres y hortalizas con un 16,44% del total. Hay que destacar que estas exportaciones tiene un escaso valor añadido, puesto que el capítulo de exportaciones de preparados de legumbres y hortalizas presenta unas exportaciones del 2,72%. En cuanto a las importaciones, queda constancia de la gran dependencia energética de Andalucía ya que el 40,99% de las importaciones son combustibles.

Para el primer trimestre del año 2007, el total de exportaciones tiene un valor de 3.968 millones de €, mientras que las importaciones fueron de 5.556 millones de €, presentando la balanza comercial exterior un claro déficit.

Si atendemos al origen y destino de los productos del comercio andaluz, mayoritariamente se centra en la exportación de productos agroalimentarios y en la importación de productos energéticos. De esta forma los tres principales países receptores de productos andaluces son Alemania, Francia e Italia con un 33% del total de las exportaciones. Las economías de estos países absorben gran parte de los productos agroalimentarios andaluces. Por otra parte, Argelia, Nigeria y Rusia abastecen a Andalucía principalmente de petróleo con un 24,2% de las importaciones.

El reto de Andalucía para el futuro es diversificar sus exportaciones a otros productos más elaborados y con mayor valor añadido y mitigar su dependencia de la exportación de productos energéticos.

Ciencia y Tecnología

Andalucía aporta el 14% de la producción científica española, precedida tan sólo por Madrid y Cataluña, si bien la inversión interna en I+D+I, como proporción del Producto Interior Bruto, es inferior a la media española. La escasa capacidad de investigación e innovación en la empresa y la baja participación del sector privado en el gasto en investigación tiene como resultado una concentración excesiva de la investigación en el sector público.

En el ámbito de la empresa privada, aunque también promovidos por la administración pública, han tenido una importancia fundamental los espacios tecnológicos repartidos por toda la comunidad, entre los que destacan el Parque Tecnológico de Andalucía y Cartuja 93. Algunos de estos parques se especializan en un sector determinado como Aerópolis en el sector aeroespacial o Geolit en el agroalimentario.

Turismo

Andalucía es la primera comunidad española en cuanto al turismo con casi 30 millones de visitantes anuales cuyos principales destinos dentro de la comunidad son: la Costa del Sol y Sierra Nevada. La mayor demanda turística se concentra en el mes de agosto, con un 13,26% de las pernoctaciones de todo el año, mientras que el mes de diciembre es el mes que recibe menos turistas, un 5,36%.

Hay una elevada concentración territorial del sector turístico andaluz y es precisamente en la zona litoral donde se ejerce más presión. El 75% del total de las pernoctaciones hoteleras de Andalucía se hacen en los municipios del litoral andaluz y, como es lógico, es aquí también donde se concentra la mayor oferta de alojamientos turísticos (más del 70% del total de oferta de alojamiento reglado).

Junto al turismo de sol y playa también se observa un fuerte crecimiento del turismo de naturaleza y de interior, cultural y monumental, deportivo o el de congresos, además, es de valorar positivamente la utilización de recursos más variados para una mejor redistribución de la presión.

En cuanto al turismo cultural, la comunidad cuenta con una gran riqueza patrimonial e histórica. Andalucía cuenta con monumentos tan conocidos como la Alhambra (Granada), la Giralda (Sevilla) o la Mezquita de Córdoba (Córdoba). También son destacables las catedrales, castillos o fortalezas, monasterios y cascos históricos de ciudades monumentales, como las declaradas Patrimonio Mundial de Úbeda y Baeza (Jaén).

-ECONOMÍA DE ESPAÑA

La economía de España, al igual que su población, es la quinta más grande de la Unión Europea (UE) y en términos absolutos la novena del mundo.

Desde la crisis de principios de los 90, la economía española ha recorrido un largo período de crecimiento, constituyéndose una larga y sostenida etapa expansiva, sin embargo a partir del año 2008 al igual que la zona Euro y los Estados Unidos, la economía sufre una disminución de sus índices macroeconómicos, dando paso a un período de recesión, que según muchos podría durar dos años. Esta etapa fue originada principalmente por la contención del crédito bancario, subidas del tipo de interés y el alza en los precios del petróleo.

Aunque previamente ya había diversos índices que mostraban síntomas de desaceleración, los daños se vieron reflejados en la economía a partir de enero de 2008, con la crisis bursátil junto a los problemas en el sector inmobiliario. Todo ello unido a un marco inflacionista, de subidas de precios de los carburantes y de los productos alimenticios principalmente, en lo que ha venido a denominarse la crisis económica de 2008. No obstante, las previsiones a mediano plazo en cuanto a las fortalezas competitivas, son optimistas.

-Sector Primario

Hasta los años 40 del siglo XX, más de la mitad de la población activa española trabajaba en el sector agrario, y la producción de éste constituía el capítulo principal de la economía del país. En el año 1984 la proporción había descendido mucho y la actividad agraria reunía algo menos del 18 por ciento de la población total ocupada, siendo su aporte a la producción global del país el 6,7 por ciento.

Agricultura

Los factores que condicionan la agricultura en España son de varias clases: Físicos, como la elevada altitud media que no beneficia a la mayoría de los cultivos, las heladas tardías y la erosión que despoja a las tierras de labor de su sustratro fértil. Históricos como la tradición ganadera de España desde la Edad Media con la creación de la Mesta y el desigual reparto de la tierra en latifundios y minifundios.

Para mejorar el rendimiento y las condiciones de trabajo de los agricultores se han llevado a cabo algunas reformas como la concentración parcelaria, que ha aumentado la superficie de las parcelas cultivables, el desarrollo de los regadíos en las diferentes cuencas hidrográficas y la mejora en las técnicas de cultivo, con la extensión de los cultivos forzados bajo plástico, que ocupan muchas hectáreas en el litoral mediterráneo preferentemente.

Ganadería

La ganadería ha mejorado mucho en los últimos tiempos porque se han sustituido unas especies por otras y, dentro de cada una, las razas de variada aptitud y escaso rendimiento, por selectas.

Cerdos y vacas son los animales preferidos en las granjas. En las vacas se han reemplazado las razas autóctonas – rubia gallega, asturiana etc., por razas extranjeras de selecta aptitud, de manera preferente la frisona para leche y la charolesa para carne. Se prefiere un régimen de estabulación para las vacas de leche y un régimen mixto para las de carne.

Del mismo modo, en los cerdos se adopta la estabulación en granjas adecuadas y con razas de gran porte. Las autóctonas han recuperado su importancia pasada y se obtiene de ellas el famoso jamón de cerdo ibérico -de pata negra- bellotero.

También las gallinas de alta producción cárnica o de huevos se tienen en granjas especiales.

Los pastores ya no practican la transhumancia con sus rebaños, sino que prefieren quedarse en zonas próximas a sus residencias, realizando desplazamientos de más corto radio; y la antigua orientación lanera se ha reemplazado por la de corderos para carne o la láctea para quesos con denominación de origen.

Pesca

España tiene más de 4.000 km de litoral y una tradición pesquera que se remonta por lo menos a la época romana, cuando nuestros escabeches y peces vivos llegaban a los mercados itálicos.

Las aguas nacionales, definidas como las que discurren desde la costa hasta la línea exterior de 200 millas náuticas, que delimita la Zona Económica Exclusiva, constituyen el Caladero Nacional.

La flota pesquera española faena en cuatro zonas pesqueras diferenciadas: Cantábrico-Noroeste, Golfo de Cádiz, Canarias y Mediterráneo. Se trata de flota de bajura, que faena en zonas determinadas del Caladero Nacional y con artes o aparejos específicos. La elevada demanda de productos pesqueros hizo necesario el desarrollo de pesquerías en aguas exteriores y caladeros lejanos. La irrupción de los barcos congeladores hizo posible esta pesca en caladeros lejanos de manera que actualmente, una gran parte de la flota de gran altura pesca en aguas internacionales.

Las especies más capturadas son: la sardina, la merluza y la pescadilla, el bacalao, el boquerón, y el bonito. De los crustáceos, la gamba, y de los moluscos el calamar y el pulpo. Los viveros se dedican fundamentalmente al mejillón.

-Sector Secundario

Industria

La industrialización de España se ha producido a diferentes tiempos y velocidades, viviendo la economía española dos grandes periodos industrializadores: uno durante el siglo XIX y otro a mediados del siglo XX.

La industrialización decimonónica tuvo sus principales focos en Cataluña y el País Vasco, desarrollándose en Cataluña en la industria textil, mientras que en el País Vasco la industria predominante fue la siderurgia, gracias a los yacimientos de mineral de hierro, que proporcionaron los capitales y materia prima. Además, un tercer foco de industrialización en el siglo XIX se desarrolló en Asturias, debido a los yacimientos de carbón, que provocaron la aparición de la minería y la industria siderúrgica, financiadas con inversiones de capitalistas españoles, franceses y británicos. En Andalucía, concretamente en la provincia de Málaga, también se experimentó un proceso industrializador que, sin embargo, tuvo una existencia efímera y por una serie de causas no se logró la industrialización de esta región hasta bien entrado el siglo XX.

Respecto a las restantes zonas industriales, su desarrollo se produjo en el segundo periodo industrializador de España, durante el denominado “desarrollismo”, en las décadas finales del franquismo, un desarrollo que ha proseguido hasta la actualidad, con importantes actividades en todos los sectores, que van desde la industria de la moda, hasta la construcción naval, la biotecnología, los trenes de alta velocidad o la industria aeroespacial.

Construcción

España tenía un parque de 23.700.600 viviendas a finales del año 2005, según datos del Banco de España, sobre un total de 15,39 millones de hogares españoles. Estas cifras indican un promedio de 1,54 viviendas por hogar español, la tasa más alta del mundo. Según las mismas fuentes, el 85 por ciento de las viviendas en España son de propiedad, y sólo un 15% se disfrutan en régimen de alquiler.

El precio medio de la vivienda nueva en España es de 2.510 euros por metro cuadrado, según datos de la Sociedad de Tasación a 31 de diciembre de 2005. El precio de la vivienda, sin embargo, varía ostensiblemente en función de las comunidades autónomas y las capitales de provincia.

Al estallar la llamada “burbuja inmobiliaria”, se inició un retroceso económico en todos los aspectos de la economía española. El resultado de la explosión de la burbuja es una brusca caída de la demanda y de los precios en el corto plazo. Desde septiembre de 2007, ya se está produciendo por la incapacidad del mercado para absorber la enorme oferta de vivienda construida y vacía disponible. Este cambio de ciclo inmobiliario español habría tenido lugar por factores internos y externos: por un lado, la falta de liquidez del sistema financiero, causada por la crisis de las hipotecas en Estados Unidos en agosto de 2007, y por otro, por el deterioro interno de la economía española, la falta de financiación y el agotamiento del modelo de crecimiento (basado en la construcción), al reducirse los retornos de la inversión (provocando la salida del mercado de los especuladores) y contenerse el crédito.

Energía

El sector energético en España supone aproximadamente un cinco por ciento del Producto interior bruto de España, pero su importancia va más allá de su participación en la producción total, puesto que constituye un sector de carácter estratégico del que necesitan todas las ramas de la actividad económica, siendo la energía considerada necesaria para cualquier clase de producción de bienes y servicios. Precisamente uno de los elementos que ha limitado el desarrollo económico de España en los dos últimos siglos, ha sido la pobreza de recursos energéticos, en concreto la carencia de hidrocarburos líquidos y gaseosos y la mala calidad y carestía del carbón existente. La escasez de recursos ha condenado tradicionalmente al sistema energético nacional a una situación de déficit y dependencia exterior.

-Sector Terciario

Comercio

El sector del comercio en España, suponía, en 2007, un 10,39 por 100 del total nacional, constituyendo el sector más importante de la economía española después del turismo.

El subsector del comercio minorista se estructura como el de mayor peso en el sector comercio en general, con el 44,90 por 100 del total del sector en 2007.

El sector de comercio y reparación tiene una gran importancia por su participación en el total de empresas de la economía española, aunque dicha participación ha ido disminuyendo progresivamente en los últimos años. En 2008,el sector de comercio y reparación, con 843.212 empresas activas, engloba aproximadamente el 25% del número total de empresas de la economía.

-Comercio exterior

La mayoría de las exportaciones y las importaciones de España se realizan con los países de la Unión Europea: Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Portugal.

Fuera de la Unión Europea los principales clientes de España son Iberoamérica, Asia (Japón, China), África (Marruecos, Argelia, Egipto) y Estados Unidos. Se importan productos de EE UU, en Asia Japón, China, Corea de Sur, Taiwán. En África los países productores de petróleo y gas (Nigeria, Argelia, Libia) y Marruecos, y el Iberoamérica Argentina, México, Cuba (servicios turísticos) Colombia, Brasil, Chile (productos alimenticios) y México, Venezuela y Argentina (petróleo).

Transporte

Supone alrededor del 12% de la producción del sector servicios y el 7% del empleo y tiene un gran poder de arrastre sobre otras actividades productivas.

Ha estado siempre influido, en general, por 3 aspectos:

  • La estructura radial del transporte terrestre.
  • El déficit en infraestructuras.
  • El tradicional papel de las empresas públicas (RENFE, Iberia, Transmediterránea, Enatcar).

España cuenta con 105 aeropuertos situados en las distintas regiones, de ellos 33 son internacionales, donde operan más de 250 líneas aéreas, siendo el más importante el aeropuerto de Madrid-Barajas. Tras la ampliación de Barajas, este pretende ser uno de los aeropuertos de conexión más importantes del mundo y tener una capacidad para 70.000.000 de viajeros (casi 30 millones más que en el 2005). Barajas realiza un importante papel de conexión entre capitales de provincia y el extranjero. El aeropuerto de Barcelona, no se queda atrás, y tras la reciente inauguración de la nueva Terminal 1, pasa a ser el segundo aeropuerto del sur de Europa más importante, con 60.000.000 de pasajeros al año, (unos 30.000.000 de pasajeros más que en el 2005), añadiendo la renovación de las antiguas terminales (renombradas como T2). Posteriormente, en el 2012, seguirá la ampliación del aeropuerto de Barcelona con la Terminal Satélite, que aumentará la capacidad del aeropuerto hasta los 75.000.000 de pasajeros, unos 15.000.000 más que con las terminales anteriormente operativas.

Las vías y estaciones de la red de ancho ibérico son gestionadas por ADIF.

Así mismo, España goza de excelentes comunicaciones marítimas con más de 53 puertos internacionales en las costas atlántica y mediterránea. Cabe destacar el puerto de Algeciras, el único de España considerado de primer orden mundial por su elevado movimiento de viajeros y mercancías, así como el puerto de Vigo, siendo también uno de los más activos en cuanto a tráfico de mercancías, capturas vivas de pescado y congelados. El puerto de Sevilla es el único de carácter netamente fluvial que existe en el país, pues aunque la ciudad está en el interior, tiene salida al mar a través del río Guadalquivir. El vecino puerto de Cádiz es un punto estratégico para el embarque de mercancías hacia el archipiélago atlántico de Canarias. El puerto de Barcelona, por ser líder del Mediterráneo en tráfico de cruceros, y el segundo en ámbito mundial.

Tecnologías de la Información y la Comunicación

Según los datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio el gasto en las TIC alcanza en el año 2006 cerca el 4,6% del PIB español. Aunque el sector está creciendo a un ritmo más acelerado que otros sectores sigue siendo un punto débil en la economía española, ya que el uso de las TIC son uno de los factores más importantes en la productividad y competitividad de cualquier pais.

El sector ha estado caracterizado por el intervencionismo estatal hasta los años 90 en que aparecen aires de liberalización y la introducción de innovaciones tecnológicas auspiciadas totalmente por la Ley General de Comunicaciones.

En la parte de comunicaciones móviles estamos en un mercado de marcado carácter dinámico, competitivo e innovador. La cantidad de terminales móviles en la actualidad ha superado al número de personas en nuestro país. El último tipo de operadores que se quieren implantar son los Operadores Virtuales (sin red) de Telecomunicación para aumentar la competencia.

En cuanto a las comunicaciones postales, se han multiplicado las empresas de mensajería que, incluso, pueden operar a nivel mundial. Asimismo cabe destacar la competencia que para el correo ordinario está representado el correo electrónico con la extensión de Internet.

En cuanto a la televisión, hoy compiten en el mercado cadenas públicas, privadas gratuitas, privadas de pago y operadores de televisión con oferta de contenidos a la carta y paquetizados. Algunos de los contenidos a la carta se pueden obtener directamente de Internet.

El caso de Internet ha sido de un éxito tan enorme que es una fuente de crecimiento económico en la actualidad a pesar de la explosión de la burbuja tecnológica en el año 2000.

  • Los operadores de telecomunicaciones son los encargados de gestionar los canales por los que circula la comunicación.
  • Las empresas de provisión de servicios de Internet garantizan la conexión a la red de sus clientes bajo determinadas condiciones de calidad, presencia, seguridad, etc.
  • Hay unidades productivas que ofrecen sus servicios a través de la red (como por ejemplo, la banca online o el comercio electrónico que está creciendo a un ritmo extraordinario a nivel mundial y más discretamente en España).

Lamentablemente este gran desarrollo y buena salud de este sector no se ve reflejado en el usuario, ya que España cuenta con una de las conexiones a Internet más caras de Europa y de más baja velocidad en gran parte del territorio.

Turismo

La industria turística es una actividad económica que constituye un pilar de la economía española, ya que aportó 37.500 millones de euros durante el año 2004. Entre enero y noviembre de 2005 España recibió un total de 52,4 millones de turistas extranjeros, un 6,2% más de los registrados en el mismo período del año anterior, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y según las previsiones de la Organización Mundial del Turismo, la llegada de turismo extranjero a España crecerá una media del 5% anual en los próximos veinte años, lo que hace prever que España recibirá 75 millones de turistas extranjeros en el año 2020, unos 20 millones más que los recibidos en el año 2005.

Si comparamos el sector turístico español con el resto del mundo, España es el segundo país del mundo en recibir turistas extranjeros (el 7% del total) y sólo es superado por Francia. España continua siendo el segundo país del mundo, por detrás de Estados Unidos, si lo que estudiamos son los ingresos económicos de esta actividad.

El turismo se desarrolla por todo el territorio español, pero su peso es superior en unas determinadas zonas, entre las cuales destaca Cataluña, que con 13,2 millones de turistas que suponen el 25,3% del total español y una tendencia al alza (12,7% de incremento respecto al año anterior), es el primer destino turístico de España. Le siguen las Islas Baleares, el segundo destino turístico de España con 9,4 millones de turistas recibidos durante los once primeros meses de 2005, un 1% más que el año anterior. Las Islas Canarias, con 8,6 millones de turistas (un 1,6% menos que el año anterior) es el tercer destino turístico por delante de Andalucía, que alcanzó los 7,6 millones (un 1,3% más) y la Comunidad Valenciana, con 4,8 millones (un 9,5% más).

-Una vez analizados los sectores económicos de Andalucía y España, pasemos a visitar los siguientes enlaces:

http://www.educa.madrid.org/cms_tools/files/86abdb69-5132-4c6e-a181-68c5e68054da/suma/LA%20POBLACION.swf

http://www.clarionweb.es/5_curso/jclic6/c_medio/tema11/cm611.htm

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio5/las_actividades_economicas_en_espana/index.htm

http://www.librosvivos.net/smtc/homeTC.asp?TemaClave=1085

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200602201632_PRE_0_1217328233&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://www.ceipjuanherreraalcausa.es/Recursosdidacticos/SEXTO/Conocimiento/u11/1104.htm

http://ares.cnice.mec.es/ciengehi/c/01/animaciones/a_fc16_00.html

http://www.clarionweb.es/6_curso/c_medio/cm611/cm61101.htm

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/carambolo/WEB%20JCLIC2/Agrega/Medio/El%20municipio/El%20municipio%20y%20la%20localidad/contenido/index.html

http://www.terra.es/personal2/pfigares/econ.htm#activida

LA POBLACIÓN EN ANDALUCÍA Y ESPAÑA

Conceptos de población y densidad

En sociología y biología, una población es un grupo de personas, u organismos de una especie particular, que vive en un área geográfica, o espacio, y cuyo número de habitantes se determina normalmente por un censo. La demografía es el estudio estadístico de las poblaciones humanas. Aspectos varios del comportamiento humano en las poblaciones se estudian en sociología, economía y geografía en especial en la geografía de la población.

Se llama densidad de población al número total de habitantes dividido entre el número de km² de una zona, región o país determinados. La densidad de población se mide dividiendo el número de individuos entre el área de la región donde viven.

Los países con la densidad de población más grande son microestados: Mónaco, Singapur, la Ciudad del Vaticano, y Malta. Entre los países de mayor tamaño, Bangladesh es el que tienen mayor densidad de población.

Al expresarse en términos relativos (habitantes por km²), la densidad de población se emplea para comparar los datos demográficos de los distintos países, regiones o lugares del mundo. No es un concepto del que se puedan hacer muchas inferencias, ni económicas (hay países pobres y ricos densamente poblados, lo mismo que hay países pobres y ricos con una escasa densidad demográfica), ni culturales, ni sociales. Pero sí resulta un dato muy importante para los distintos estados, con fines de planificación en numerosos aspectos: sanitario, asistencial, educativo, electoral, político – administrativo, fiscal, etc.

-Pirámide de población

La pirámide de población o pirámide demográfica es un histograma que está hecho a base de barras cuya altura es proporcional a la cantidad que representa la estructura de la población por sexo y edad.

Gráficamente se trata de un doble histograma de frecuencias. Las barras del doble histograma se disponen en forma horizontal, es decir, sobre la línea de las abscisas, y convencionalmente se indican los grupos de edad de la población masculina a la izquierda y los que representan la población femenina a la derecha. A su vez, en el eje de las ordenadas se disponen e identifican los grupos de edad, por lo general, de cinco en cinco años (0 a 4, 5 a 9, 10 a 14, etc.), colocando las barras de menor edad en la parte inferior del gráfico y aumentando progresivamente hacia la cúspide las edades de cada intervalo. Cuando existe una información detallada (nacimientos y defunciones anuales) podemos elaborar una pirámide de población también con esa información detallada (barras de año en año). La escala de las abscisas puede representar valores absolutos (es decir, número de habitantes de cada grupo de edad y sexo), o relativos, es decir, porcentajes de cada grupo de edad y sexo con relación a la población total. La ventaja de mostrar los datos relativamente es que podríamos comparar dos pirámides de población diferentes, ya que se basan en porcentajes.

Este tipo de gráfico toma su nombre de la forma que adopta en las sociedades que tienen una población con una amplia base debido al gran número de nacimientos y que se estrecha paulatinamente por la mortalidad creciente y acumulativa a medida que aumenta la edad de la población.

-Las migraciones

En demografía, se denomina migración al movimiento o desplazamiento de los seres humanos sobre la superficie terrestre.

El término migración tiene en este ámbito dos acepciones: una amplia, que incluye a todos los tipos de desplazamientos de los seres humanos, y otra, más restringida, que sólo toma en cuenta aquellos desplazamientos que involucran un cambio de residencia de quienes los realizan. Así, en su significado más amplio se incluirían también los movimientos pendulares de la población entre la vivienda y el lugar de trabajo.

Cualquier proceso migratorio implica dos conceptos:

  • Emigración, que es la salida de personas de un país, lugar o región, para establecerse en otro país, lugar o región. La emigración implica una estimación negativa del nivel de vida de una persona y de su entorno familiar y una percepción de que al establecerse en otra parte aumentarán sus perspectivas económicas, sociales o de otro tipo o, por lo menos, de que sus esperanzas de una vida mejor se harán efectivas en el futuro.
  • Inmigración es la llegada a un país de personas procedentes de otro país o lugar

La forma de migración más importante desde el siglo XIX hasta la época actual es la que se conoce como éxodo rural, que es el desplazamiento masivo de habitantes desde el medio rural al urbano: millones de personas se trasladan anualmente del campo a la ciudad en todos los países del mundo (sobre todo, en los países subdesarrollados) en busca de mejores condiciones de vida y, sobre todo, de mayores oportunidades de empleo.

Las migraciones se pueden considerar según el lugar de procedencia y según la duración del proceso migratorio. Si hay cruce de fronteras entre dos países, la migración se denomina externa o internacional e interna o nacional en caso contrario. Las migraciones pueden considerarse como emigración desde el punto de vista del lugar de salida y como inmigración en el lugar de llegada. Se denomina balanza migratoria o saldo migratorio a la diferencia entre emigración e inmigración. Así, el saldo migratorio podrá ser positivo cuando la inmigración es mayor que la emigración y negativo en caso contrario.

Las migraciones constituyen un fenómeno demográfico sumamente complejo que responde a causas diversas y muy difíciles de determinar, en especial porque debido a las migraciones irregulares o disfrazadas de actividades turísticas o de otra índole, los datos cuantitativos son difíciles de obtener, especialmente en el caso de los países subdesarrollados. Responden a la inquietud generalizada de los seres humanos de buscar siempre un mejor lugar para vivir, y con las migraciones se intenta superar esa desigualdad. Las principales causas de las migraciones son:

Causas políticas

Se refieren a las causas derivadas de las crisis políticas que suelen presentarse en ciertos países. Muchas personas que temen a la persecución política abandonan un país para residenciarse en otro o, al menos, intentan abandonarlo, aunque a menudo pueden llegar inclusive a perder la vida cuando se trata de regímenes totalitarios. Cuando las personas emigran por persecuciones políticas en su propio país se habla de exiliados políticos, como sucedió en el caso de los españoles que huían de la persecución del gobierno franquista después de la Guerra Civil española.

Causas culturales

La base cultural de una población determinada es un factor muy importante a la hora de decidir a qué país o lugar se va a emigrar. La cultura (religión, idioma, tradiciones, costumbres, etc.) tiene mucho peso en esta toma de decisiones. Las posibilidades educativas son muy importantes a la hora de decidir las migraciones de un lugar a otro, hasta el punto de que, en el éxodo rural, este factor es a menudo determinante, ya que los que emigran del medio rural al urbano suelen ser adultos jóvenes, que son los que tienen mayores probabilidades de tener hijos pequeños.

Causas socioeconómicas

Son las causas fundamentales en cualquier proceso migratorio. De hecho, existe una relación directa entre desarrollo socioeconómico e inmigración y, por ende, entre subdesarrollo y emigración. La mayor parte de los que emigran lo hacen por motivos económicos, buscando un mejor nivel de vida. La situación de hambre y miseria en muchos países subdesarrollados obliga a muchos emigrantes a arriesgar su vida (y hasta perderla en multitud de ocasiones), con tal de salir de su situación.

Causas familiares

Los vínculos familiares también resultan un factor importante en la decisión de emigrar, sobre todo, en los tiempos más recientes, en los que cualquier emigrante de algún país subdesarrollado, necesita de mucha ayuda para establecerse en otro país de mayor desarrollo económico.

Causas bélicas y otros conflictos internacionales

Constituyen una verdadera fuente de migraciones forzadas, que han dado origen a desplazamientos masivos de la población, huyendo del exterminio o de la persecución del país o ejército vencedor. La Segunda Guerra Mundial en Europa (y también en Asia), así como guerras posteriores en África (Biafra, Uganda, Somalia, Sudán, etc.) y en otras partes del mundo, han dado origen a enormes desplazamientos de la población o, como podemos decir también, migraciones forzadas.

Catástrofes generalizadas

Los efectos de grandes terremotos, inundaciones, sequías prolongadas, ciclones, tsunamis, epidemias y otras catástrofes tanto naturales como sociales (o una combinación de ambas, que es mucho más frecuente) han ocasionado grandes desplazamientos de seres humanos (también podríamos considerarlos como migraciones forzosas) durante todas las épocas, pero que se han venido agravando en los últimos tiempos por el crecimiento de la población y la ocupación de áreas de mayor riesgo de ocurrencia de esas catástrofes. Este panorama hace que sea muy difícil, si no imposible, discriminar entre las causas de las migraciones debidas a catástrofes naturales de las de otro tipo. Un terremoto de escasa intensidad, por ejemplo, puede ser muy destructivo en áreas subdesarrollados con viviendas precarias y sin una organización social y económica importante; mientras que en otros países más desarrollados y culturalmente más avanzados, otro terremoto de la misma intensidad puede tener casi ninguna consecuencia negativa en materia de la infraestructura del país y de la pérdida de vidas.

Las migraciones tienen consecuencias directas e indirectas tanto en los países o áreas de emigración como en los de inmigración y en ambos casos, pueden tener efectos tanto positivos como negativos:

  • Para el lugar de emigración:

Constituyen consecuencias positivas:

  • El alivio de algunos problemas de sobrepoblación
  • El logro de una mayor homogeneidad cultural o política (los más descontentos son los que primero emigran, quedando sólo los conformistas, los que suelen estar de acuerdo con su situación socioeconómica o política)
  • La disminución de la presión demográfica sobre los recursos
  • La inversión de las remesas de dinero que envían los emigrantes
  • La disminución del desempleo
  • El aumento de la productividad al disminuir la población activa en el país de emigración
  • El aumento de la venta de productos en otros países, en especial, de los países receptores de los emigrantes.

Estas situaciones provocan múltiples problemas en las familias (consecuencias negativas), que van desde el envejecimiento de la población (por la salida de población joven en edad de tener hijos), un decaimiento del rendimiento escolar y de la escolaridad en general (por la disminución general de la matrícula), una disminución de los ingresos públicos (por la emigración de gente trabajadora), etc. Con relación a la salida de gente joven, ha sido tradicionalmente un problema muy serio, sobre todo, en los países de régimen dictatorial: en los años anteriores a la segunda guerra mundial, el gobierno de Moussolini en Italia prohibió la salida de gente joven con el fin de limitar el éxodo de personas (sobre todo, de varones) en edad de ser movilizados en el ejército. En otros países se ha tratado de absorber o compartir con los padres la tutela por parte del gobierno, con el fin de conseguir tener una mayor influencia en la gente joven para formarla al servicio del Estado.

  • Para el lugar de inmigración:

Constituyen consecuencias positivas: el rejuvenecimiento de la población; la población se hace más dispuesta a los cambios (sociales, culturales, técnicos); aportes de capital y de mano de obra; aportes de nuevas técnicas (innovación tecnológica): llegan personas ya preparadas sin que haya tenido que invertirse en su preparación; aumenta la diversidad cultural, por lo que el país comienza a tener acceso a manifestaciones culturales nuevas (arquitectura, arte, nuevas tecnologías, etc.); aumenta el consumo.

Y constituyen consecuencias negativas: pueden aparecer desequilibrios en cuanto a la estructura por edad y sexo; introducen una mayor diversidad política, lingüística, religiosa, llegando a formarse grupos completamente segregados y marginales; perjudica a la conciencia gremial de la clase trabajadora, ya que los inmigrantes suelen aceptar salarios inferiores a los de la población local; aumentan las necesidades de servicios, sobre todo, asistenciales y educativos; aumentan las importaciones de productos de los lugares de procedencia de los inmigrantes; remesas de dinero hacia los lugares de procedencia de los inmigrantes; disminución de los salarios en algunas ramas o sectores por la explotación laboral de los inmigrantes, al no llevar documentos de autorización de tal migración, este país puede decidir si echar al emigrante o no, etc.

-POBLACIÓN EN ANDALUCÍA

Andalucía es la primera comunidad autónoma española en cuanto a su población, que en 2009 albergaba 8.302.923 habitantes. Esta población se concentra, sobre todo, en las capitales provinciales y en las áreas costeras, siendo el nivel de urbanización de Andalucía bastante alto: más de la mitad de la población andaluza se concentra en las veintinueve ciudades de más de cincuenta mil habitantes.

La distribución de la población es un factor de desequilibrio y contraste entre las distintas zonas de la geografía andaluza. En el año 2008 la densidad de población andaluza era de 92’12 hab/km², prácticamente la misma que la nacional.

En un análisis de la distribución provincial, es clara la concentración de grandes ciudades en torno al eje Guadalquivir-Genil y el litoral Mediterráneo. Destacan en este desequilibrio las provincias de Sevilla, Málaga y Cádiz respecto al resto de Andalucía. Entre estas tres provincias se supera ampliamente el 50% de la población total. En cuanto al porcentaje de población en las capitales, en 1991 era del 34,68% con respecto al total; en 2007 la cifra ha descendido al 29,75% debido al aumento de la población en las aglomeraciones urbanas y en la zona costera. De entre las seis ciudades más pobladas de España, dos de ellas son andaluzas, Sevilla y Málaga, ambas con más de 500.000 habitantes, además otros tres municipios superan los 200.000 habitantes (Córdoba, Granada y Jerez).

A comienzos del siglo XXI, la estructura de población de Andalucía denota una clara madurez demográfica, fruto del largo proceso de transición demográfica que se prolongó en tierras andaluzas hasta muy bien avanzado el siglo XX.

Observando la comparación entre los años 1986 y 2008, se pueden explicar los cambios en la estructura de la población:

  1. Un claro descenso de la población joven, debido a la importante disminución de la natalidad.
  2. Aumento de población adulta, debido a la entrada en fase adulta del numeroso contingente de población nacido tras la bonanza económica de los años 1960 -baby boom-. A este hecho hay que unirle el numeroso aporte de población inmigrante, normalmente en edad adulta.
  3. Aumento de la población adulta, debido al aumento de la esperanza de vida.

En cuanto a la estructura por sexo, hay dos aspectos a resaltar: la mayor proporción de población anciana femenina -debido a la mayor esperanza de vida de la mujer- y por otra parte el mayor porcentaje de población adulta masculina, en gran parte debido al aporte de población inmigrante que en su mayoría es de sexo masculino.

-Evolución de la población

En el umbral del Siglo XX Andalucía estaba inmersa en la última fase de la transición demográfica. La mortalidad se estancó en torno a los 8-9‰, por lo que la natalidad y los movimientos migratorios marcaron la evolución de la población.

En 1950 el peso de la población andaluza con respecto a la nacional era del 20’04%, mientras que en 1981 descendería hasta el 17’09%. En estas décadas el lento retroceso de población, provocado por la emigración, no pudo ser contrarrestado por la mayor natalidad respecto a las otras regiones de España. El crecimiento medio interanual fue mucho más moderado que en fechas precedentes.

A partir de los años 80 ocurrió el proceso contrario. La natalidad sufrió un brusco descenso, al igual que en el resto de España y en los países desarrollados. Si bien, en la comunidad andaluza el descenso fue más lento y se prolongó esta transición. La base por lo tanto de su recuperación demográfica relativa respecto a España es el retorno de inmigrantes a Andalucía. Durante los años 90 un nuevo fenómeno de inmigración que afectará tanto a Andalucía como al resto de España.

A comienzos del Siglo XXI se observa un ligero repunte de la natalidad, en gran medida condicionado por el aumento de nacimientos de hijos de inmigrantes, que unido a la tradicional vitalidad de la población andaluza, deja un panorama más favorable al rejuvenecimiento de la población que en otras comunidades de España y países europeos. En 2009, el peso de la población andaluza respecto al total de España era del 17’82%.

-Inmigración

El 8,13% de la población andaluza tiene nacionalidad extranjera, porcentaje cuatro puntos inferior a la media nacional (12,28%). Sin embargo, los inmigrantes se reparten de manera muy desigual por la comunidad autónoma: la provincia de Almería es la provincia con mayor porcentaje de población extranjera (con un 21%), mientras que Jaén (con un 2,92%) y Córdoba (con un 3,08%) son las dos provincias de Andalucía con menor porcentaje de extranjeros. Las nacionalidades predominantes son la británica (un 16,04% del total de extranjeros, mayoriatriamente en Málaga) y la marroquí (un 15,39%, y mayoritarios en Almería). En los primeros años del siglo XXI la inmigración de América Latina, de donde por áreas geográficas son los más numerosos (si exceptuamos los inmigrantes comunitarios), y del este de Europa, de donde solo rumanos hay más de 88.000 inmigrantes, ha cambiado drásticamente el panorama migratorio no solo en la comunidad, sino en toda España.

Demográficamente este colectivo ha aportado un número importante de población activa al mercado de trabajo andaluz, además esta comenzando a producirse un rejuvenecimiento de la población que es apreciable en el ligero repunte de la natalidad, fruto en su mayoría de los alumbramientos de inmigrantes.

-Emigración

En cuanto a la población andaluza que ha emigrado a otras comunidades autónomas, podemos mencionar que la mayoría lo hace a Cataluña (704697 personas), siguiéndoles Madrid (270456 personas) y la comunidad valenciana (218276 personas). Como puede observarse, estas comunidades constituyen, por razones culturales, laborales y socioeconómicas, núcleos poblaciones que las hacen atractivas de cara a recibir personas de otras comunidades.

-POBLACIÓN EN ESPAÑA

La demografía de España contiene las bases del estudio sobre la población española en distintos campos, como puede ser la cuantificación demográfica y la cualitativa, es decir las cualidades en su estado laboral, su renta, su edad, etc. España tiene una población de 46.951.532 habitantes al 1 de enero de 2010, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del quinto país más poblado de la Unión Europea; sin embargo, su densidad de población (91,4 hab/km² según INE 2008) es menor que la de la mayoría de otros países de Europa Occidental.

El estudio de la población está muy supedita a la existencia de fuentes. A nivel general las fuentes estadísticas tienen varias características: su naturaleza hace mención a la institución que crea la fuente y también el objetivo o fin por el que elabora y la forma en que se obtiene la información.

La profundidad temporal nos habla desde cuándo se vienen elaborando. La periodicidad menciona cada cuánto tiempo se repite la observación. La fiabilidad hace mención a la concordancia de los datos con la realidad. La accesibilidad es la facilidad o no con la que los usuarios pueden acceder a la información. La desagregración es el nivel de detalle de los rasgos.

Existen una serie de organismos que confeccionan las fuentes como el Instituto Nacional de Estadística (INE) con la función de recoger, elaborar, analizar y publicar la mayoría de las estadísticas españolas, es el organismo nacional para publicar el censo, encuesta de población activa, migraciones, etc desde 1945.

-Instrumentos para medir la población

Censo de población

Es la principal fuente de información, el más útil y rico en datos, también se elabora a nivel mundial. La ONU define el censo como un conjunto de operaciones encaminadas a reunir, resumir, valorar y publicar los datos de tipo demográfico, cultural, económico y social de todos los habitantes de un país referido a un momento concreto.

Las cuestiones que aborda el censo se agrupan en varios grupos, el primero hace mención a las características geográficas, lugar de nacimiento y de residencia. Se tiene en cuenta la población de hecho (residentes más transeúntes) y la de derecho (residentes y ausentes). Desde el 1981 se contabiliza la población de derecho y desde 1900 la de hecho.

El segundo nos habla de las características personales y familiares, las personales hacen referencia al sexo, estado civil, fecha de nacimiento y nacionalidad, y en cuanto a la familia a partir de 1920 se analiza la composición de las familias, el nivel de detalle es menor.

El tercer bloque son las características culturales, la variable que más destaca es el nivel de instrucción, este nivel se introduce a partir de 1950.

El cuarto bloque son las características económicas, prima el elemento de la población activa y otras variables como la población ocupada y en paro, etc. Se trata de un informe muy detallado.

Padrón de población

Es un registro de competencia local en el que se contiene la relación de los habitantes de los municipios, al ser local esta función depende de los ayuntamientos, población de un municipio, nombre, apellidos, domicilio, estado civil y profesión. Tiene carácter nominal. Se renueva cada 5 años y se ratifica anualmente. Es un documento dinámico, contabiliza los nacimientos, defunciones y los cambios de residencia y la municipalidad.

Al igual que el censo debe ser simultáneo, universal e individual. Su finalidad es diferente al censo: impuestos, reclutamiento…

Una de las diferencias es que el censo cuenta con más información que el padrón, a parte los datos del censo son numéricos, se tiene en cuenta el total, en cambio los del padrón son nominales. El censo tiene un alcance nacional y es realizado bajo la responsabilidad del estado, en cambio el padrón está bajo la responsabilidad del ayuntamiento y tiene un alcance municipal. Otra diferencia es que el censo son datos secretos y solo se pueden publicar globalmente, el padrón es público y hay resultados individuales y la cantidad de información es procesada por el INE o la propia comunidad autónoma o ciudad autónoma.

Registro Civil

Es la herramienta para elaborar las estadísticas del movimiento natural de la población. Estas estadísticas se empezaron a elaborar en 1863 a partir de registros eclesiásticos y a partir de 1870 dependen del registro civil.

Nos proporcionan información sobre los acontecimientos vitales de la población, nacimientos, defunciones y matrimonios. Las defunciones y matrimonios son los más fiables, lo que contrasta con otros países en los que no tiene ninguna credibilidad. Traspasa la información al INE para que elabore los boletines estadísticos que componen el movimiento natural. Las nuevas tecnologías agilizan estos procesos. El inconveniente es que se suelen publicar con bastante atraso.

Anuarios estadísticos

Recopilan datos demográficos y sociales que normalmente tienen referencias al resultado de los censos, seleccionan datos del censo y los publican.

Encuestas

La más importante es la de población activa (EPA). Va a tener la información recogida en el censo y el padrón y a partir de aquí va a ofrecer datos sobre la población activa, ocupada, desempleo, etc. Todo ello para el conjunto nacional, regional o provincial. Ha sido muy criticada porque no responde a analizar poblaciones laborales como la economía sumergida, subempleo, paro, etc.

-Población por edad

La edad media de la población residente en España en el año 2006 era de 40,2 años: 38,9 años para los varones y 41,6 años para las mujeres. El 14,3% de la población tenía menos de 15 años, el 69,0% tenía entre 15 y 64 años, mientras que el 16,7% de la población tenía 65 años o más.

Amenazada la sociedad española de un envejecimiento irreversible de la población, la llegada de inmigrantes desde los años 1990 ha frenado este proceso: la edad media de la población extranjera residente en España era de 32,8 años en el 2004, frente a 41,0 años de media de los nacionales.

Las comunidades autónomas que presentaban un mayor porcentaje de población mayor de 65 años eran, según INE 2006, Castilla y León (22,60%), Asturias (21,96%), Galicia (21,48%) y Aragón (20,47%). Por otro lado, las regiones donde esta franja de edad tenía un menor peso eran Melilla y Ceuta, las islas Canarias (12,35%), la Murcia (13,80%), Baleares (13,84%), Madrid (14,48%) y Andalucía (14,70%).[3]

Según la Instituto Nacional de Estadística, en el año 2005 la esperanza de vida en España estaba situada en los 80,2 años de media: 77,0 para los varones y 83,5 para las mujeres.

-Población por sexo

En total había en el 2007 en España 22.860.775 mujeres (50,58% del total de la población) y 22.339.962 varones (49,42%). El número de mujeres supera al de hombres en todas las comunidades autónomas excepto en las Islas Baleares, Islas Canarias, Murcia, Castilla-La Mancha y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Los varones son mayoritarios entre la población menor de 49 años, mientras que a partir de los 50 años las mujeres son más numerosas. Es un fenómeno universal que al nacimiento es mayor el número de varones que de mujeres, y lo más habitual en todos los países desarrollados es que las mujeres tengan una menor tasa de mortalidad que los varones a todas las edades, por lo que a mayor edad menor es el ratio varón/mujer. Sin embargo, en España hay un repunte de esta proporción entre los 26 y los 36 años, debido a que ésta es la edad en la que el colectivo inmigrante es más importante, y en éste el porcentaje de varones supera al de mujeres.

-Natalidad y mortalidad

Según los datos del INE para el 2006, se tienen los siguientes datos relacionados con la natalidad en España:

  • Tasa bruta de natalidad: 10,96‰
  • Tasa global de fecundidad (nacidos por mil mujeres de 15 a 49 años): 43,0‰
  • Número medio de hijos por mujer: 1,38
  • Edad media al nacimiento del primer hijo: 29,3 años.
  • Edad media a la maternidad: 30,9 años.
  • Porcentaje de nacidos de madre no casada: 28,4%.

Datos relacionados con la mortalidad en España para el año 2006:

  • Tasa bruta de mortalidad: 8,43‰
  • Tasa de mortalidad infantil: 3,53 por mil nacidos vivos.

Las principales causas de mortalidad en España para el año 2001 fueron:

  • Para varones, los principales grupos de causas de mortalidad fueron los tumores (origen del 32,50% del total de las defunciones), enfermedades del sistema circulatorio (29,63%), enfermedades del sistema respiratorio (11,85%), causas externas (5,91%) y enfermedades del sistema digestivo (5,34%).
  • Para varones, las causas concretas de mortalidad que provocaron un mayor número de defunciones fueron la isquemia cardiaca (11,56%), el cáncer de pulmón (8,63%), enfermedades cerebro-vasculares (7,91%) y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (5,99%).
  • Para mujeres, los principales grupos de causas de mortalidad fueron las enfermedades del sistema circulatorio (39,86%), los tumores (21,47%), enfermedades del sistema respiratorio (8,79%) y enfermedades del sistema digestivo (4,87%).
  • Para mujeres, las causas concretas de mortalidad que provocaron un mayor número de defunciones fueron las enfermedades cerebro-vasculares (12,68%), la isquemia cardiaca (9,70%), la insuficiencia cardíaca (7,36%) y otras enfermedades del corazón (5,05%).

El crecimiento vegetativo de la población española en el 2006 fue del 2,53‰.

-Distribución por población

La densidad de población de España, de 91,4 hab/km² en el 2008, es menor que la de la mayoría de otros países de Europa Occidental y su distribución a lo largo del territorio es muy irregular.

Así, la población española se concentra predominantemente en dos zonas:

  • Costa y zonas cercanas: las zonas de costa y los valles próximos son las más densamente pobladas y donde se encuentran los principales núcleos de población y sus áreas metropolitanas (exceptuando a Madrid), por ejemplo Barcelona que extiende su área de influencia por toda la costa catalana, Valencia, Alicante-Elche-Murcia-Cartagena, Sevilla-Cádiz-Málaga-Granada, Bilbao-Guipúzcoa-Santander, Asturias, La Coruña-Vigo, Palma de Mallorca, etc.
  • Madrid: es una zona muy poblada, la ciudad principal es la mayor de España, el tercer municipio de la Unión Europea (sólo superado por Londres y Berlín) y su área metropolitana es la tercera mayor de la Unión Europea (sólo superada por París y Londres), en la cual se encuentran ciudades como Móstoles, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Alcorcón, Leganés, Getafe, etc., que superan los 100.000 habitantes. Esta zona es tan poblada gracias a que Madrid es la capital de España y su influencia se extiende ya por las provincias de Toledo y Guadalajara formando una amplia región metropolitana.

Sin embargo, todo el interior sufre problemas de despoblación; en esta parte del territorio, solamente se pueden destacar Zaragoza, Córdoba, Valladolid y Pamplona.

Las siete provincias más pobladas concentran al 45% de la población española, mientras que en las quince con menor número de habitantes (sin contar a Ceuta y Melilla) sólo vive el 8% del total. Ninguna de las veintidós provincias menos pobladas tiene costa, mientras que, salvo Madrid, Sevilla y Zaragoza, las quince provincias más pobladas tienen todas acceso al mar.

-Áreas metropolitanas

El siguiente mapa muestra las principales áreas metropolitanas de nuestro país:

-Evolución demográfica

Desde 1976, el hundimiento de la tasa de fertilidad provocó un enlentecimiento en el crecimiento de la población española, llegándose a prever la amenaza de un crecimiento negativo para el 2030. Sin embargo, la llegada de inmigrantes desde finales de los noventa ha permitido un nuevo despegue en el número de habitantes del país: de hecho, este fenómeno ha provocado una tasa de crecimiento, en torno al 1,7% anual desde el 2001. El crecimiento vegetativo, aún bajo, ha empezado a crecer gracias a la mayor tasa de fertilidad de los nuevos residentes.

-Población extranjera

Según el censo INE 2006, el 9,27% de la población de España es de nacionalidad extranjera. La inmigración a gran escala empezó a mediados de la década de los noventa. Hacia el año 2000, España recibía el segundo mayor número de inmigrantes de todo el mundo en términos absolutos (tras Estados Unidos). En la actualidad, sin embargo, su tasa de inmigración neta llega solo al 0,99%, ocupando el puesto n° 15 en la Unión Europea y el n° 53 a nivel global. Es además, el 9° país con mayor porcentaje de inmigrantes dentro de la UE, por debajo de países como Luxemburgo, Irlanda, Austria o Alemania.

Constiuye el décimo país del mundo con mayor población extranjera, detrás de países como Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Canadá o el Reino Unido. La mayoría de los inmigrantes que llegan a España provienen de Iberoamérica (en un 36,21%), seguido de Europa Occidental (21,06%), Europa del Este (17,75%) y el Magreb (14,76%). La distribución geográfica de los extranjeros es muy irregular, concentrándose a lo largo de las costas mediterránea y canaria y en Madrid y alrededores, en general acentuando aún más las ya profundas diferencias regionales de población del país.

-Una vez conocemos algo más de los datos poblacionales tanto de Andalucía como España, pasemos a realizar las siguientes actividades:

http://www.ite.educacion.es/w3/recursos/sociales/geografia/piramide.swf

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/primaria/conocimiento/poblacion_humana/poblacion.html

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601171734_AC_0_-208917111&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601171737_AC_0_1090781924&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601171728_AC_0_2002183256&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio6/la_poblacion_de_espana/index.htm

http://ares.cnice.mec.es/ciengehi/c/03/animaciones/a_fc28_00.html

http://www.educaplus.org/geografia/es_prov_densidad.html

http://www.educaplus.org/geografia/es_com_densidad.html

http://www.educaplus.org/geografia/es_com_poblacion.html

http://www.educaplus.org/geografia/es_evol_poblacion.html

http://conteni2.educarex.es/mats/14468/contenido/

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/recursos/secundaria/sociales/geografia/piramide.html

LAS AGUAS DE ANDALUCIA Y ESPAÑA

La mayor parte de la Tierra está cubierta por el agua, y casi toda ella es parte de los océanos salados. Solamente una pequeña porción del agua de la Tierra es agua dulce, incluyendo ríos, lagos y las aguas subterráneas. Necesitamos el agua dulce para numerosas actividades (beber, preparar las comidas, lavar, irrigar cultivos). También hay agua almacenada como hielo en los polos. Sin agua, no existiría la vida como la conocemos.

Aunque algunos ríos vierten sus aguas en lagos y lagunas interiores, la mayoría desembocan en el mar, llevando sedimentos. Este proceso de regresar el agua al mar forma parte del ciclo del agua o ciclo hidrológico.

La Tierra ha estado reciclando el agua durante 3 mil millones de años. Se llama ciclo del agua al proceso por el cual el agua, empezando en una nube, precipita como lluvia, fluye hacia el océano para iniciar de nuevo el proceso.

La mayor parte del agua de lluvia cae directamente en los océanos pero el resto cae sobre tierra para, eventualmente, ir a parar al océano a través de un río. Entonces el agua se evapora en la atmósfera formando nubes. Cuando el clima es adecuado, la lluvia caerá y el ciclo se reiniciará de nuevo. El ciclo del agua nunca termina debido a que el agua salada de los océanos abastece constantemente con agua dulce a las tierras.

Pasemos a continuación a analizar los distintos tipos de aguas que encontramos en nuestro planeta:

-Aguas superficiales: Aquí podemos distinguir entre ríos, lagos, lagunas, embalses, mares y océanos.

-Aguas subterráneas: Integradas por redes de acuíferos y lagos subterráneos.

-Los ríos:

Un río es una corriente natural de agua que fluye con continuidad. Posee un caudal determinado, rara vez constante a lo largo del año, y desemboca en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso se denomina afluente. La parte final de un río es su desembocadura. Algunas veces terminan en zonas desérticas donde sus aguas se pierden por infiltración y evaporación.

Un río está compuesto por varias partes básicas. Por lo general, los ríos, especialmente los más grandes, se dividen en tres partes principales, de acuerdo con su capacidad erosiva y de transporte de sedimentos:

-Curso superior

Generalmente, esta parte de los ríos coincide con las áreas montañosas de una cuenca determinada. Aquí, el potencial erosivo es mucho mayor y los ríos suelen formar valles en forma de V al encajarse en el relieve.

-Curso medio

Generalmente, en el curso medio de un río suelen alternarse las áreas o zonas donde el río erosiona y donde deposita parte de sus sedimentos, lo cual se debe, principalmente, a las fluctuaciones de la pendiente y a la influencia que reciben con respecto al caudal y sedimentos de sus afluentes. A lo largo del curso medio, la sección transversal del río habitualmente se irá suavizando, tomando forma de palangana seccionada en lugar de la forma de V que prevalece en el curso superior. A lo largo del curso medio, el río sigue teniendo la suficiente energía como para mantener un curso aproximadamente recto, excepto que haya obstáculos.

-Curso inferior

Es la parte en donde el río fluye en áreas relativamente planas, donde suele formar meandros: establece curvas regulares, pudiendo llegar a formar lagos en herradura. Al fluir el río, acarrea grandes cantidades de sedimentos, los que pueden dar origen a islas sedimentarias, llamadas deltas. Cuando un río que termina en una boca muy ancha y profunda se denomina estuario.

-Tipos de ríos:

El río principal suele ser definido como el curso con mayor caudal de agua (medio o máximo) o bien con mayor longitud o mayor área de drenaje. Este concepto de río principal, como el de nacimiento de un río o la distinción entre río principal y afluente, son arbitrarios. En muchos casos se presentan dudas acerca del nombre y recorrido de los ríos, sobre todo en cuencas hidrográficas de relieve heterogéneo y de gran extensión, en las que no ha existido un criterio común acerca de las dimensiones del río principal y de sus afluentes. En otros casos, existen varias denominaciones para un mismo río, a lo largo de su recorrido.

Hecha esta distinción, pasemos ahora a clasificar los ríos según su período de actividad:

-Perennes:

Estos ríos están formados por cursos de agua localizados en regiones de lluvias abundantes con escasas fluctuaciones a lo largo del año. Sin embargo, incluso en las áreas donde llueve muy poco pueden existir ríos con caudal permanente si existe una alimentación freática (es decir, de aguas subterráneas) suficiente. La mayoría de los ríos pueden experimentar cambios estacionales y diarios en su caudal, debido a las fluctuaciones de las características de la cobertura vegetal, de las precipitaciones y de otras variaciones del tiempo atmosférico.

-Estacionales:

Estos ríos y ramblas son de zonas con clima tipo mediterráneo, en donde hay estaciones muy diferenciadas, con inviernos húmedos y veranos secos o viceversa. Suelen darse más en zonas de montaña que en las zonas de llanura.

-Transitarios:

Son los ríos de zonas con clima desértico o seco, de caudal que a veces, en los cuales se puede estar sin precipitaciones durante años. Esto es debido a la poca frecuencia de las tormentas en zonas de clima de desierto. Pero cuando existen descargas de tormenta, que muchas veces son torrenciales, los ríos surgen rápidamente y a gran velocidad. Reciben el nombre de wadis o uadis, a los cauces casi siempre secos de las zonas desérticas, que pueden llegar a tener crecidas violentas y muy breves.

-Alóctonos:

Son ríos, generalmente de zonas áridas, cuyas aguas proceden de otras regiones más lluviosas. El Nilo en Egipto siempre se ha tomado como ejemplo de este tipo de ríos.

-Cuencas de los ríos

Algunos ríos cortos y torrentes pueden fluir desde su cabecera o inicio hasta el mar sin convertirse en afluentes o tributarios de otro mayor, ni recibir agua de otros ríos. En general, un río forma parte de una red de drenaje (o sistema fluvial) ocupando una cuenca hidrográfica. Algunas cuencas abarcan pocos kilómetros cuadrados, en cambio la cuenca del Amazonas, por ejemplo, se extiende a lo largo de 6,14 millones de km².

-HIDROGRAFÍA ANDALUZA

En el desigual comportamiento hídrico de Andalucía intervienen los factores climáticos, la composición y distribución del relieve y la actuación humana.

Andalucía pertenece a una España seca y semiárida, y ésto sus ríos tienen módulos bajos y unos regímenes fluviales.. Casi todos los ríos andaluces pertenecen al régimen pluvial subtropical mediterráneo, porque su clima es suave y tiene escasas precipitaciones nivosas.

La disposición del relieve y su composición explican el encajamiento de los ríos o la formación de meandros.

El aprovechamiento humano de los recursos fluviales, hace que disminuya el caudal de los ríos.

La red hidrográfica andaluza vierte sobre los dos mares que la rodean. el Mediterráneo y el Atlántico, pero la disposición del relieve ha creado un fuerte desequilibrio en la captación de las aguas por uno y otro, en favor del Atlántico, aunque el litoral mediterráneo tenga mayor longitud, de ahí que el 73% del territorio andaluz vierta en la cuenca atlántica.

Respecto al caudal de los ríos de la vertiente atlántica andaluza, debido a la existencia de factores en algunos núcleos montañosos y en las zonas cercanas al mar que tiene una abundante pluviosidad, éste es mas elevado. El Guadalquivir es la principal arteria fluvial de ésta vertiente. Sin embargo, las cuencas que vierten en el mediterráneo son más secas, las discurre por sectores con pluviosidad escasa, con un régimen irregular.

Desde el punto de vista hidrológico, Andalucía se divide en dos sectores: Al Sur de conforma la Cuenca del sur de España, y la cuenca del Guadalquivir al norte. Esta ultima se presenta como una verdadera cuenca hidrográfica formada por un conjunto de ríos, lagos y arroyos..

En cambio la del sur, no se comporta como tal cuenca hidrográfica porque no existe un río que recorra toda ella y al que lleguen una serie de afluentes por cada orilla. Todas estas cuencas pequeñas, son las que forman la denominada cuenca del sur de España.

EL GUADALQUIVIR

Consideraciones generales: es el río más importante de Andalucía y uno de los mayores de España, siendo el único navegable desde su desembocadura hasta Sevilla. De la expresión al-wadi al-kabir (rio mas grande de Andalucía), deriva su actual denominación.

Tiene una longitud de 656 Km., se caracteriza por su irregularidad, tiene estiajes muy marcados, por su torrencialidad, por la inestabilidad del lecho fluvial, por la formación de marismas, por la influencia de las mareas en su curso bajo, por la estrechez de su desembocadura.

Actualmente  la cuenca del Guadalquivir comprende las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén y una parte importante de las de Granada, Huelva y Cádiz.

Curso alto: Al inicio lleva una dirección hacia el Norte, hasta que en el Tranco de Beas da una amplia curva y se orienta hacia el sureste.

Curso medio: Entre la provincia de Andujar y Palma del Río. El rió bordea Sierra Morena, aprovechando la falla y describiendo meandros al discurrir por la campiña. La pendiente del río es ahora mas suave y su caudal aumenta al recibir el aporte de los afluentes.

Curso bajo: empieza en Palma del Río, con la confluencia del Genil.

A partir de Alcalá del río, el Guadalquivir inicia un suave declive. El río atraviesa la ciudad de Sevilla que ha sufrido también las avenidas del río, de ahí las obras de protección y la desviación del curso principal, y a partir del aquí es navegable hasta su desembocadura por Sanlúcar de Barrameda.

Consideraciones con respecto al caudal:

1.-Con estiajes muy acusado en verano y mínimos en Julio o Agosto incluso Septiembre.

2.-A partir de Septiembre se comienza a observar en todos los tramos del río un aumento del caudal.

3.-Tiene los máximos de caudal en Febrero o Marzo.

Finalmente, podemos reseñar que las aguas que discurren por el Guadalquivir y su régimen fluvial están relacionados con diversos factores naturales como lo son el clima, la vegetación, el tipo de suelos…

LA CUENCA DEL RIO GUADALETE

Tiene una longitud de 172 Km., desde su nacimiento hasta su desembocadura en la Bahía de Cádiz. Atraviesa  la provincia gaditana, desde Grazalema hasta el puerto de Santa Maria, pasando por algodonales, Puerto Serrano, Villamartin, Bornos, Arcos y Jerez.

Desde su nacimiento hasta su desembocadura en las campiñas, se presenta  como un río de montaña, con una inclinación muy fuerte, luego el río se reduce extraordinariamente, y aquí se marca el contraste entre las montañas y las tierras llanas que recorrerá posteriormente.

Atraviesa la campiña gaditana desde Puerto Serrano hasta entrar en las marismas del Puerto de Santa Maria. Los únicos afluentes de cierta importancia con el Salado de Caulina, por la derecha, y el Salado de Paterna, por la izquierda.

Mas abajo el Guadalete cruza una zona de marismas hasta su doble desembocadura en la Bahía de Cádiz. Aquí, en este sector el río no alcanza pendiente alguna prácticamente.

LA CUENCA DEL RIO BARBATE

Drena el centro de las provincias de Cádiz, y se extiende por los municipios de Jerez Alcalá de los Gazules, Los Barrios, Tarifa, Barbate y Vejer.

En su recorrido, pasando pronto a la campiña, recibe a su afluente mas importante, el Almodóvar, y al igual que el Guadalete, el curso final del Barbate discurre por medio de marismas hasta su desembocadura cerca de Barbate.

LA CUENCA HIDROGRAFICA DEL SUR DE ESPAÑA

Características generales: Constituye una franja costera de unos 30 Km. De longitud y 50 Km. de ancho, comprendiendo las provincias de Málaga y Almería, y en menos medida las de Granada y extremos del sureste de Cádiz.

Esta recorrida por mas de 120 cauces. La poca distancia que separa los sistemas Béticos del mar, da lugar a que existan grandes desniveles y parezca una red caracterizada por su vigor, torrencialidad y juventud.  Su topografía, es lógicamente abrupta.

Estos ríos mediterráneos son cortos, de fuerte pendiente y de reducida caudalosidad. Su régimen fluvial es el subtropical mediterráneo y de alimentación pluvial.

PRINCIPALES SUBCUENCAS Y REDES DE DRENAJE

Los mas de 120 cauces que recorre, algunos de ellos están constituidos por una serie de ramblas y arroyos, y otras han dado lugar a redes de drenaje mas desarrolladas como son: Guadiaro, Guadalorce, Guadalfeo, Adarax y Almanzora.

La provincia de Cádiz, nos encontramos con la subcuenca de los rios Palmones y Guadarranque.

En el río Guadiaro circulan una serie de afluentes como el Guadares y el Hozgarganta y el Guadalevin.

El río Guadalhorce y su cuenca constituye la red de drenaje mas extensa. Su principales afluentes son Guadalteba, Turon, Grande y Campiñas. No presenta una irregularidad muy acusada. Marzo es el mes mas caudaloso y Agosto el más seco. Su tipo de régimen es pluvial subtropical.

La cuenca del río Guadalfeo se encuentra enclavada por completo en la provincia de Granada. Nace en el Peñón del Puerto. Tiene una irregularidad intraanual. Su régimen se caracteriza por tener un periodo máximo de caudal en Mayo y Junio y un estiaje no muy acusado en Agosto-Septiembre, su régimen es nivopluvial, debido a su nacimiento en Sierra Nevada.

Por último, encontramos la cuenca del río Almanzora. Su curso es bajo y se desvía un poco hacia el sureste.

-LAGOS, LAGUNAS Y EMBALSES EN ANDALUCÍA

En Andalucía la mayoría de ríos encuentran sus aguas embalsadas. A continuación veremos algunos de estos embalses:

Embalse de Arcos de la Frontera

El pantano de Arcos está situado sobre el río Guadalete, dentro de los términos municipales de Espera y Arcos de la Frontera, en la provincia de Cádiz.

Próximo al núcleo urbano de Arcos de la frontera se encuentra el Paraje Natural Cola del Embalse de Arcos, declarado Paraje Natural y Zona de Especial Protección para las Aves.

Embalse perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (Zona de Cádiz).

Embalse de Bornos

El pantano de Bornos está situado en el reculaje del embalse sobre el río Guadalete del que recibe su nombre, dentro de los términos municipales de Bornos, Arcos de la Frontera y Villamartín, en la provincia de Cádiz. En él se encuentra el Paraje Natural Cola del Embalse de Bornos.

El río Guadalete, tras atravesar las sierras de la Mota y Santa Lucía, se embalsa, a partir de la localidad de Villamartín, en el embalse de Bornos.

Embalse perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (Zona de Cádiz).

Pantano de Zahara de la Sierra
Río Guadalete

El embalse se encuentra en Zahara, cercano a los municipios de Algodonales, Grazalema y El Gastor, se encuentra en medio de montañas por lo que es un embalse bastante profundo, la sierra de Grazalema es la más cercana y la principal abastecedora de agua. El entorno es bastante atractivo por su cercanía con el Parque Natural Sierra de Grazalema.

El río Guadalete nace en la Sierra de Grazalema. Desde su nacimieno cerca del Puerto de la Presilla, desciende en régimen torrencial hasta llegar a su confluencia con el arroyo de Montecorto, situado en la cola del embalse. A partir de este punto discurre el río entre los montes de Grazalema y El Gastor hasta la cerrada de la presa, que se encuentra a 19,5 km de su nacimiento.

El embalse además de actuar como obra de regulación del río, sirve para poner en riego una amplia superficie en la zona denominada Los Llanos de Villamartín, situadas aguas abajo de la presa.

Presa de La Concepción

El embalse de la Concepción se encuentra en Marbella, situado sobre el río Verde y fue construido para resolver el problema del suministro de agua a una zona de tan fuerte atractivo turístico como es la Costa del Sol occidental.

Principalmente abastece de agua a los municipios de Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Benahavís, Casares y Manilva.

Mediante la construcción de las correspondientes presas de derivación y conducción en túnel, se trasvasan al embalse los caudales de avenida de los ríos Guadaiza, Guadalmina y Guadalmansa, afluentes al Mediterráneo, con cursos sensiblemente paralelos al del Verde, a poniente de éste, que proporcionan una aportación media del orden del 60% de la del Verde.

Presa Guadalhorce – Guadalteba

Los embalses de Guadalhorce y Guadalteba se encuentran el los términos municipales de Teba, Campillos y Antequera, situados sobre los ríos Guadalhorce y Guadalteba respectivamente, en la Provincia de Málaga.

La presa de Guadalteba no comenzó a embalsar agua hasta octubre de 1971, la presa de Guadalhorce lo hizo en junio de 1973.

Junto con el embalse de Conde de Guadalhorce regulan las aguas de la cuenca alta del Guadalhorce, constituyendo las obras de cabecera del “Plan Guadalhorce”, con los siguientes objetivos:

- Mejora y ampliación de regadíos en la Hoya de Málaga.
- Abastecimiento a la ciudad
- Incremento de la producción de energía eléctrica

Presa Tajo de la Encantada (Contraembalse) – Presa de Villaverde

La Presa Tajo de la Encantada se diseñó con dos embalses a distinto nivel, unidos por una gran conducción. En el situado en la cota inferior existen varias turbinas generadoras de electricidad que se hacen funcionar con la presión del agua que proviene del vaso superior (Presa de Villaverde, cercana a las ruinas de Bobastro).

Durante las noches, cuando la energía es menos costosa, esas turbinas se convierten en motores de impulsión y el agua del vaso inferior se bombea al superior. Al día siguiente, el proceso vuelve a empezar desaguando el agua bombeada. El negocio está en la diferencia de precio de la electricidad diurna y nocturna.

La Presa Tajo de la Encantada está situada a la salida del Tajo, en el Chorro, Álora, donde la Compañía Hidroeléctrica ha implantado una de las centrales hidroeléctricas reversibles más grandes de España, el Salto de la Encantada.

Presa de Gergal

El Embalse de Gergal está situado en el cáuce del río Rivera de Huelva, en los municipios de Guillena y Castilblanco de los Arroyos , en la provincia de Sevilla.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Sevilla) y fue construido entre 1979.

Es el embalse más cercano a Sevilla de los que abastecen a la capital y su área de influencia.

Presa de José Torán

El Embalse de José Torán está situado en el cáuce del río Arroyo Guadalbarcar/Víbora, formando parte de los municipios de Constantina, Lora del Río, Puebla de los Infantes, provincia de Sevilla en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla.

A la presa se accede facilmente desde Lora del Río, el embalse se encuentra a unos 12 km de esta localidad.

Presa de La Puebla de Cazalla

El Embalse de La Puebla de Cazalla está situado en el cáuce del río Corbones, afluente del río Guadalquivir por la margen izquierda, en el municipio de La Puebla de Cazalla, provincia de Sevilla.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Sevilla) y fue construido en 1994.

Presa de Aracena

El Embalse de Aracena está situado en el cáuce del río Rivera de Huelva, en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, entre los pueblos de Corteconcepción, Puerto Moral y Zufre, provincia de Huelva.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Huelva) y fue construido entre 1963 – 1970.

Presa de Corumbel Bajo

La presa del Corumbel, situada en el río del mismo nombre y ubicada en el término municipal de Palma del Condado, provincia de Huelva, fue construida con el fin de abastecer de agua potable a los núcleos urbanos próximos. La gestión de las aguas embalsadas la lleva a cabo la Mancomunidad de Aguas de Palma del Condado que abastece alrededor de 60.000 Hab. del Condado de Huelva.

Presa de Iznájar – Lago de Andalucía

El embalse de Iznájar está situado en el cáuce del río Geníl, en los términos municipales de Iznájar, Rute, Loja, Zagra, Cuevas de San Marcos y Algarinejo. Ocupa tierras de las provincias de Granada, Málaga y Córdoba.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Granada) y fue inaugurado en 1969.

Con la construcción de este pantano se inundaron unas 600 viviendas y se tuvieron que desplazar aproximadamente unas 2.000 personas. Se expropió una superficie de 2.857 hectareas.

Finalidad

La presa de Iznájar se construyó con estos objetivos:

- Defensa contra avenidas del Genil.
- Abastecimiento a los núcleos de población, con una población equivalente estimada en 200.000 habitantes.
- Riego (300 a 400 Hm3, 80.000 Has.)
-Electricidad (79.500 Kw).

Pesca – Deportes Naúticos – Baños – Lucha contra Incendios

Ruta Senderista y Cicloturista margen izquierdo del Embalse de Iznájar: Esta ruta que discurre en plena naturaleza, bordea el margen izquierdo del Embalse de Iznájar, entre el Puente Agromar y la presa del embalse, a lo largo de 12 km de recorrido.

Su mayor interés reside en los bellos paisajes que a lo largo de su recorrido se divisan, de forma que podemos apreciar con enorme nitidez la totalidad del relieve montañoso situado al sur del Parque Natural Sierras Subbéticas, incluido el pico más elevado del relieve cordobés (La Tiñosa con 1.540 m).

Junto a ello, otros aspectos de interés resultan de la posibilidad de observar una rica fauna asociada al ecosistema acuático creado por el embalse, una variada muestra de especies vegetales, tanto de caracter agrario como propias del monte mediterráneo, así como peculiares muestras de la arquitectura rural tradicional de la zona.

Presa de Puente Nuevo

El Embalse de Puente Nuevo está situado sobre el cauce del río Guadiato formando parte de los municipios de Belmez, Espiel y Villaviciosa de Córdoba, en la provincia de Córdoba..

La presa se construye entre los años 1956-1973 y comienza su explotación en 1.974.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Córdoba).

Presa de San Rafael de Navallana

El Embalse de San Rafael de Navallana está situada sobre el río Guadalmellato, se encuentra aproximadamente a unos 27 km de la ciudad de Córdoba y a unos 16 km de Alcolea. La presa de San Rafael de Navallana está emplazada cerca de la confluencia del Guadalmellato con el Guadalquivir y está condicionada por la existencia del embalse del Guadalmellato y sus órganos de explotación.

La presa se construyó en el año 1.991.

El río Guadalmellato nace en el embalse del mismo nombre que se forma con las aguas de los ríos Guadalbarbo, Cuzna y Varas. Desde el embalse, el río sigue en dirección sur y es embalsado de nuevo en el embalse de San Rafael de Navallana. Después desemboca en el Guadalquivir cerca de Alcolea.

Presa de Béznar

La Presa de Béznar se encuentra situada sobre el río Ízbor, afluente principal del Guadalfeo, donde termina el Valle del Lecrín, en los términos municipales de las mancomunidades de El Pinar ( Izbor y Pinos del Valle ) y Lecrín ( Acequias, Mondújar, Talará, Béznar, Murchas, Chite ), en la provincia de Granada.

Presa del Negratin

La Presa del Negratín (1.984), se encuentra situada sobre el río Guadiana Menor, con una superficie de 2.170 hectareas forma parte de los municipios de Cuevas del Campo, Freila, Zújar, Cortes de Baza, Baza y Benamaurel, en la provincia de Granada.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, zona de Granada.

Presa de Bermejales

La Presa de Bermejales se encuentra situada sobre el cauce del río Cacín, a unos 7 kilómetros, término municipal de Arenas del Rey, en la provincia de Granada.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, zona de Granada y fue construido entre 1.947 y 1.954.

Presa de Jándula

El Embalse de Jándula fue construido en 1.932, está situado en el cáuce del río Jándula, en el municipio de Andújar, provincia de Jaén, Parque Natural Sierra de Andújar.

Otros embalses cercanos son el Embalse Martín Gonzalo, el Embalse de Marmolejo y el Embalse de Encinarejo.

El río Jándula se forma de la unión de los ríos Montoro, Ojailén y Fresnedas en Sierra Madrona, al sur de Ciudad Real. Atraviesa Sierra Morena por el Parque Natural de la Sierra de Andújar y desemboca en el Guadalquivir a la altura de Marmolejo.

Presa del Tranco de Beas

El Embalse del Tranco de Beas está situado en el cáuce del río Guadalquivir, en los municipios de Pontones – Santiago de la Espada y Hornos de Segura, en la provincia de Jaen.

El Embalse de Tranco de Beas recoge sus aguas del río Guadalquivir, el río Hornos, el Barranco del Cerezuelo, el Barranco de los Frailes, el arroyo del Retozadero, el arroyo del Aguadero, el arroyo de las Canalejas, el arroyo de las Espumaderas, el arroyo del Lobo, el arroyo del Cañete, el arroyo de Montero, el arroyo de la Cuesta de la Escalera y el arroyo de los Molinos.

El embalse está enmarcado en la zona del alto Guadalquivir, su situación es estratégica siendo uno de los puntos de acceso al interior del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.

Presa de Vadomojón

El Embalse de Vadomojón fue construido en 1.993, está situado en el cáuce del río Guadajoz formando parte de los municipios de Baena y Alcaudete, en la provincia de Jaén y Córdoba.

El Río Guadajoz nace en las Sierras de Priego de Córdoba, fluye en dirección norte formando el Embalse de Vadomojón, situado cerca de Baena, pasa por Albendín, Izcar, Castro del Río, Cubas y Torres Cabrera para desembocar en el Guadalquivir.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Córdoba).

Presa de Cuevas de Almanzora

El Embalse de Cuevas de Almanzora está situado en el cáuce del río Almanzora, en el extremo Este de la provincia de Almería, en el término municipal de Cuevas de Almanzora.

Este embalse pertenece a la Cuenca Mediterranea Andaluza (zona de Almería).

-Funciones de los embalses

Los modernos embalses son concebidos en general para usos múltiples, estos pueden ser:

  • Usos que consumen agua:
    • Abastecimiento de agua para uso humano e industrial
    • Riego
  • Usos que no consumen agua:
    • Acuicultura y pesca deportiva
    • Actividades recreacionales
    • Control de avenidas
    • Generación de energía eléctrica

-Lagos y lagunas naturales

Además de los embalses, construcciones artificiales, existen acumulaciones de agua de origen natural; esto es, los lagos y lagunas naturales.

Estos parajes constituyen, por su singularidad, un entorno natural inigualable que le confiere unas características destacadas para conformar un ecosistema en el que conviven especies a menudo protegidas tanto de flora como de fauna.

Andalucía posee el patrimonio natural de humedales más rico, variado y mejor conservado de España y de la Unión Europea. Los humedales andaluces presentan una gran diversidad de tipos ecológicos y constituyen sin duda áreas fundamentales para la conservación de la biodiversidad. En el siguiente mapa se concretan los diferentes humedales catalogados en nuestra comunidad:

-HIDROGRAFÍA ESPAÑOLA

Al igual que la hidrografía de cualquier otro país, la española está determinada por dos tipos de factores: los climáticos y los geológicos (relieve y suelos). La mayor parte de España presenta un clima mediterráneo, por lo que una primera característica general es la de ríos con fuertes estiajes y escaso caudal. De esta característica están exentos los ríos de la llamada España húmeda: el norte y noroeste, y en parte, también los grandes colectores o grandes ríos, ya que sus afluentes procedentes de las montañas amortiguan estos efectos.

El relieve determina la red hidrográfica española. En la península es la Meseta Central la unidad de relieve más importante por la superficie que ocupa y porque en torno a ella se estructuran el resto de grandes unidades, como sus rebordes montañosos y las depresiones y cordilleras exteriores. El hecho de que esté basculada hacia el oeste es el causante de que tres de los grandes ríos (Duero, Tajo y Guadiana) viertan sus aguas al Atlántico. De los otros dos grandes ríos, el Guadalquivir también desagua en el Atlántico por la inclinación de la depresión Bética hacia ese océano, mientras que el otro gran río, el Ebro, es el único de los grandes colectores que desagua en el Mediterráneo, dada la apertura de la depresión Ibérica hacia ese mar.

Los lagos no son abundantes en España, aunque sí de origen variado, pues existen tanto de origen endorreico (tectónicos y volcánicos), como de origen exorreico (glaciares, cársticos…) en incluso de origen mixto.

El primer rasgo que se destaca en el trazado de las cuencas fluviales peninsulares es la gran disimetría entre la vertiente atlántica y la mediterránea. En efecto, a pesar de que la longitud de la costa de ambos es poco diferente, los ríos que vierten al Atlántico drenan más de dos terceras partes (69%) de la Península, mientras que los que lo hacen al Mediterráneo avenan tan sólo menos de una tercera parte (31%) del territorio peninsular. La línea divisoria de aguas entre ambas cuencas pasa mucho más cerca de la costa mediterránea y describe un gran arco con la concavidad vuelta al Atlántico, hacia donde vierten los grandes colectores peninsulares, como los ríos Duero, Tajo, Guadiana y Guadalquivir, siendo solamente el río Ebro el único gran río peninsular que escapa a dicho dominio.

La causa de esta disimetría hay que buscarla en la estructura y evolución geológica de la Península ya que, a consecuencia del plegamiento alpino, todo el gran bloque de la Meseta fue basculado hacia el oeste, en tanto que sus bordes orientales se plegaban para formar la Cordillera Ibérica. En consecuencia, a partir del reborde ibérico las aguas se deslizan hacia el Atlántico, siguiendo el plano inclinado de la Meseta. Las de la Submeseta Norte constituyen la cuenca del Duero, mientras las de la Submeseta Sur se reparten, a causa del relieve de los Montes de Toledo, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.

Las características de los restantes bordes montañosos de la Meseta condicionan también los rasgos de los correspondientes derrames periféricos. Así, el elevado reborde cantábrico, abrupto y escarpado y con alturas cercanas a los 2.500 m, da lugar a cursos de corta longitud, que tienen que salvar en recorridos no superiores al centenar de kilómetros desniveles a veces de más de 2.000 m. Además, estas montañas, bien alimentadas por las abundantes y regulares precipitaciones propias del clima atlántico, originan ríos caudalosos y de gran fuerza erosiva a causa de su pendiente, los cuales han cortado los enérgicos relieves de la cordillera en hoces profundas y estrechas que cuentan entre los más grandiosos paisajes fluviales de la Península, como las hoces del río Cares y las del río Deva, excavadas en el macizo de los Picos de Europa.

Aparte del dispositivo fluvial, determinado por los rasgos de la Meseta central española, otro rasgo mayor de la estructura peninsular determina el trazado y orientación del resto de las aguas de sus principales colectores: la alineación de las dos grandes cordilleras alpinas: Pirineo y Cordilleras Béticas. El Pirineo, orientado de este a oeste, va a unirse con el borde nordeste de la Meseta formado por la Cordillera Ibérica, dejando entre ambos sistemas montañosos, distintamente orientados, el triángulo de tierras hundidas que constituye la Depresión del Ebro, abierta hacia el Mediterráneo; por eso dicho río es el único gran colector español que no vierte al Atlántico. En el fondo de esta depresión se reúnen, procedentes de las montañas del norte, las aguas que recogen las escorrentías pirenaicas, y por el lado sur las procedentes del borde ibérico de la Meseta. Así se explica que el Ebro sea el río más caudaloso de España.

Una disposición parecida conforma por el sur, entre Sierra Morena y las Cordilleras Béticas, otro gran triángulo deprimido, surcado por el río Guadalquivir y abierto hacia el Atlántico. Por el lado de Sierra Morena recibe los aportes de ríos cortos, mientras por el sur recibe las escorrentias de las serranías béticas, mucho menos abundantes y regulares que las del Pirineo. Los otros derrames externos y periféricos de las Cordilleras Béticas dan lugar a cursos todavía más cortos y torrenciales, con terribles crecidas y estiajes acusados.

-Principales ríos de España

Miño

Río de España, de340 km de longitud,cuyo curso atraviesa las provincias de Lugo, Orense y Pontevedra,en la comunidad autónoma de Galicia.En su último tramo constituye la frontera en España y Portugal.Nace en la sierra de Meira y lleva una dirección norte -sur entre Lugo y Orense y luego este-oeste , pasando así por Ribadavia y Tuy,hasta su desembocadura en el Óceano Atlántico ,entre la Guardia ( España) y Camiña (Portugal ). Recorre comarcas como Terra Cha , fosa de Miño. Ribeiro y valle del Rosal y sus principales afluentes son el Sil , Arnoya , Avia Tea y Louro . Buena parte de su curso forma un valle estrecho y encajado , con los embalses de Belesar , Los Peares y Castrelo de Miño , para la producción de energÍa hidroeléctrica.

Duero

Nace en la vertiente meridional de los picos de Urbión , del Sistema Ibérico en la provincia de Soria . Su curso fluye a lo largo de unos 895 km de los cuales 609 discurren por el terreno español. Su cuenca con 98160 km2 .de superficie es la mayor de la Península Ibérica . Desemboca en el Océano Atlantico,cerca de Oporto en Portugal. Sus afluentes más caudalosos son los procedentes de la Cordillera Cantábrica. Destacan: el Esla ,el Duratón , el Eresma , el Adaja , el Tormes, el Órbigo, el Arlanza y el Arlanzón.

Tajo

Nace en los montes Universales de la sierra de Albarracín,del Sistema Ibérico, en la provincia de Teruel. Desemboca en el Océano Atlántico , por Lisboa .Su cuenca ocupa una superficie aproximada de 80000 km2 .Los afluentes más importantes entre todos son el Jarama, Tajuña ,Heranes, Guadarrama y el Alberche . Los menos importantes son Tiétar, Almonte y Alagón. Su tramo final se inicia en el territorio Portugés. Es el río más largo de la península con una longitud de 1007 m.

Ebro

El Ebro es el río más caudaloso de España. Nace cerca de la ciudad de Reinosa, en la sierra de Peña Labra (cordillera Cantábrica ). Desagua en el Mar Mediterráneo, tras recorrer 910 km en dirección sureste, dando lugar a un gran delta que se adentra en el mar unos 30 km. Su cuenca, con unos 86.098 km2 de superficie, ocupa una de las dos grandes depresiones españolas y está enmarcada por los Pirineos, el sistema Ibérico y las Cordillera Litoral Catalana. Sus afluentes más caudalosos: por la derecha, procedentes de los Pirineos, los ríos Ega, Arga, Aragón, Gállego y el sistema Cinca-Segre, que contribuyen a aumentar al caudal del Ebro de forma considerable:del sistema ibérico, por la izquierda, recibe al Najerilla, Iregua, Leza Cidacos, Alhama, Jalón, Huerva, Martín, Guadalope y Matarraña, entre otros, menos caudalosos y con acusados estiajes. Sus aguas se utilizan para el abastecimiento de la población y el regadío. Su caudal también sirve para aprovechamiento hidroeléctrico. Su curso sólo es navegable a lo largo de unos 35 km, hasta la ciudad de Tortosa, donde forma un delta.

Guadiana

Río de la Península que cruza la submeseta sur, su cuenca se encuadra entre los Montes de Toledo al norte y Sierra Morena al sur. Ocupa una superficie de unos 67.500 km.2. Este Río nace en la altiplanicie de los Campos de Montiel y discurre de oeste a sur a lo largo de 818 km. de los cuales 578 son por suelo español y el resto en Portugal y territorio fronterizo. Presenta un caudal muy diferente en cada parte de su curso, más regular en su curso alto y con un profundo estiaje en los cursos medio y bajo. En las Lagunas de Ruidera comienza el tramo conocido como el alto Guadiana, que desaparece más tarde debido a filtraciones para reaparecer 15 km. después entre Villarubio de los ojos y Daimiel, en forma de abundantes manantiales conocidos como los ojos del Guadiana, a 608 km. de altitud. Desemboca en el Golfo de Cádiz (océano Atlántico) . Sus afluentes , pocos y de escaso caudal, destacan entre ellos el Cigüela, el Záncara, el Jabalón y el Zújar.

Guadalquivir

Río del sur de España, que constituye la principal arteria fluvial de Andalucía. Recorre 657 km. , en general hacia el suroeste, desde su nacimiento en la Sierra de Cazorla, a 1400 m. de altitud, hasta su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz, formando un gran estuario en el golfo de Cádiz, un brazo del océano Atlántico. Su cuenca, que ocupa una superficie aproximada de 63.000 km.2 , se extiende entre los relieves de Sierra Morena al norte y los Sistemas Béticos al sur y este. Los afluentes más importantes son el Genil y el Guadiato. En su curso bajo, el río atraviesa una región pantanosa llamada las Marismas del Guadalquivir, que constituye una de las reservas de aves más importantes de Europa y donde predomina una vegetación de monte bajo, es el Parque Nacional de Doñana. Durante la Edad Media fue navegable hasta Córdoba, actualmente sólo lo es hasta Sevilla debido a la acumulación de sedimentos.

Júcar

Río de España de 498 km de longitud , que recorre los provincias de Cuenca y Albacete en la comunidad autónoma de Castilla la Mancha , y de Valencia en la Comunidad Valenciana . Nace en los montes Universales ,pertenecientes a la rama castellana del Sistema Ibérico . Recorre la serranía de Cuenca , y tras dejar el embalse de la Toba y la laguna de Uña junto a la ciudad encantada , pasa por Cuenca y después del embalse de Alarcón entra en región de la Mancha y posteriormente en Valencia , donde recibe sus afluentes Cabriel y Magro para desembocar en el Mediterráneo,junto a Cullera . En su tramo bajo es embalsado en la prensa de Tous y riega la comarca de la ribera alta, con Alcira coma centro principal.

Segura

El río Segura es el segundo en longitud (341 km) de los que discurren hacia el Mediterráneo.Este río transita por las provincias de Jaén (comunidad andaluza), Albacete (Castilla la Mancha), Murcia y Alicante (comunidad valenciana). Nacido en la sierra de Segura, tras recibir a su afluente, el río Mundo, desemboca por Guardamar del Segura. Otros afluentes importantes son el Mula y el Guadaletín o Sangonera. Sus caudales son escasos.

-Principales embalses de España

España al ser un país en su inmensa mayoría seco y con pocas precipitaciones anuales, tiene una gran cantidad de embalses repartidos por toda su geografía (insuficientes en algunos casos). Algunos de ellos están entre los más grandes de Europa.

1.-El embalse de La Serena en rio Zújar, perteneciente a la cuenca del Guadiana, construido entre 1985 y 1990, tiene una capacidad de 3219 hectómetros Cúbicos y ocupa una superficie de 13929 Ha. Es el tercero más grande de Europa.

2.- Embalse de Alcántara, se encuentra en el rio Tajo, fue construido en 1969, posee una capacidad de 3160 hectómetros cúbicos y ocupa una superficie de 10400 Ha.

3.- Salto de Villarino o embalse de Almendra, construido en 1970; está situado en el rio Tormes y pertenece a la cuenca del Duero. Tiene una capacidad de 2586 hectómetros cúbicos, ocupa una superficie de 8582 ha y es probablemente una de las mejores obras de ingeniería hidráulica de toda Europa.

4.-Embalse de Buendía, construido en 1957, ubicado en el rio Guadiela, afluente del rio Tajo; tiene una capacidad de 1639 hectómetros cúbicos, y se extiende 8194 ha.

5.-Embalse de Mequinenza o Mar de Aragón, construido entre 1957 y 1964 en el Rio Ebro; posee una capacidad de 1533 hectómetros cúbicos y ocupa una superficie de 7540 ha.

A estos embalses les siguen, por orden de capacidad, Cijara 1.505 (Badajoz), Villacañas 1.446 (Cáceres), Ricobayo 1.200 (Zamora), Alarcón 1.112 (Cuenca), Iznajar 981 (Córdoba), y Gabriel y Galán 911 (Cáceres).

Por cuencas, podemos mencionar que la capacidad de embalse de las mismas es la siguiente:

Tajo con 11.009 hectómetros cúbicos, Guadiana 8.630, Duero 7.463, Ebro 7.403, Guadalquivir 7,373, Norte 3.655, Júcar 2.246, Mediterránea Atlántica (provincias de Huelva y Cádiz) 1.876, Mediterránea Andaluza (Málaga, Granada y Almería), 1.041, Cataluña 740, Galicia con 648 y País Vasco con 21 Hm3 en el interior; el resto de sus embalses, ubicados en la zona del litoral, figuran incluidos en la Cuenca Norte.

-Principales humedales de España

En cualquier punto de la Península Ibérica surge la vida en plena naturaleza. De norte a sur la presencia de zonas húmedas convierten la sequedad de nuestra peil de toro en un lugar paradisíaco para miles de especies. Areas protegidas en el interior, reservas naturales de montaña o costa. España cuenta con uno de los patrimonios naturales y húmedos más importantes del planeta.

Otoño puede resultar de los más apropiado para conocer estos espacios naturales.En Galicia las rias de Eo y las de Ortigueira de inusual belleza.. Castilla y León presume no sin razón de sus laguna de Villafáfila uno de los platos fuertes de la ecología hispana, o de las lagunas de la Sierra de Gredos. Daimiel es la más representativa de las zonas húmedas de Castilla La Mancha y una de las más importantes de Europa. Aragón, Asturias y Cataluña con su Delta del Ebro ofrecen al viajero y al curioso extraordinarios lugares para disfrutar de la naturaleza. Murcia y Pais Valenciano, Extremadura y por su puesto Andalucía lugar este último en el que se localiza el más importante espacio húmedo y natural Europeo: Doñana. Uno de esos lugares en el mundo cuya visita no cae jamás en el olvido.
No podemos dejar de apuntar ese impresionante lugar que ha sido declarado reserva de la bisofera. Se trata de Urdabai en el Pais Vasco, y cuya belleza e importancia ecológica están fuera de toda duda.

En el siguiente enlace, encontrarás información detallada de diferentes humedales de nuestro país:

http://aguas.igme.es/zonas_humedas/ramsar/home.htm

-LAS INUNDACIONES

Una inundación es la ocupación por parte del agua de zonas que habitualmente están libres de ésta, bien por desbordamiento de ríos y ramblas, por subida de las mareas por encima del nivel habitual o por avalanchas causadas por maremotos.

Las inundaciones fluviales son procesos naturales que se han producido periódicamente y que han sido la causa de la formación de las llanuras en los valles de los ríos, tierras fértiles donde tradicionalmente se ha desarrollado la agricultura en vegas y riberas.

En las zonas costeras los embates del mar han servido para modelar las costas y crear zonas pantanosas como albuferas y lagunas.

La principal causa de las inundaciones fluviales suelen ser las lluvias intensas que, la gravedad depende de la región, que se producirá en función de diversos factores meteorológicos.

En el área mediterránea se da el fenómeno de la gota fría, que es un embolsamiento de aire a muy baja temperatura en las capas medias y altas de la atmósfera que, al chocar con el aire cálido y húmedo que asciende del mar, provoca intensas precipitaciones y la posterior inundación.

Subidas bruscas de temperatura pueden provocar crecidas en los ríos por la rápida fusión de las nieves, esto se da sobre todo en primavera, cuando el deshielo es mayor, o tras fuertes nevadas en cotas inusuales, que tras la ola de frío se funden provocando riadas.

Las inundaciones no son ajenas a la ocupación del suelo. El caudal de los ríos es normalmente muy variable a lo largo de los años. En efecto, la hidrología establece para los ríos una gama de caudales máximos asociados al tiempo de retorno. Generalmente las poblaciones locales, cuando hace mucho tiempo que se encuentran asentadas en el lugar tiene conocimiento de las áreas ocupadas por las avenidas del río, y así respetan el espacio de este, evitando las inundaciones de sus centros poblados.

Actualmente las defensas contra las inundaciones son muy avanzadas en los países desarrollados. Los sistemas de prevención se basan en diques, motas, barreras metálicas, embalses reguladores y mejora de la capacidad de desagüe de los cauces fluviales. También los sistemas de alerta ante situaciones peligrosas están muy desarrollados por medio de la predicción meteorológica y la observación de los aforos fluviales que determinan una alerta hidrológica.

Otras actuaciones han ido encaminadas a alejar el peligro de las ciudades mediante el desvío del cauce fluvial dotándolo a su vez de mayor capacidad de desagüe, como en Valencia o Sevilla. La canalización de ríos, como el Segura, son obras de mayor envergadura que han llevado consigo un plan integral para toda la cuenca (aumento de la capacidad de desagüe, desvíos puntuales, reducción de meandros, construcción y ampliación de embalses, etc.)

La legislación ha avanzado mucho prohibiendo la edificación en zonas perceptibles de ser inundadas en un período de retorno de hasta 100 años. La amplia cartografía ha permitido conocer cuales son las zonas de riesgo para su posterior actuación en el terreno. La reforestación de amplias zonas en la cuenca alta y media de los ríos también contribuye a minimizar el efecto de las fuertes lluvias y por tanto de la posterior crecida.

-Una vez hemos estudiado todo lo concerniente a las aguas de España y Andalucía, pasemos a realizar las siguientes actividades y a visualizar los siguientes vídeos:

http://portaleducativo.educantabria.es/binary//535/agua.swf

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/centros-tic/14002984/helvia/aula/archivos/repositorio/750/822/hidrografica.swf

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andalurios2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/andalurios1e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/esparios2e.html

http://www.xtec.net/~ealonso/flash/esparios1e.html

http://www.youtube.com/watch?v=6K3j0zQx1UU

http://www.youtube.com/watch?v=PdVtOT_wgDE

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayerP3V?p3v=true&xref=200512161307_AC_0_-245237501&mode=1&rtc=1001&locale=es&cache=false

http://www.educa.jcyl.es/educacyl/cm/zonaalumnos/tkPopUp?pgseed=1199088596665&idContent=45836&locale=es_ES&textOnly=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayerP3V?p3v=true&xref=200512161305_AC_0_751091535&mode=1&rtc=1001&locale=es&cache=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayerP3V?p3v=true&xref=200512161300_AC_0_285067305&mode=1&rtc=1001&locale=es&cache=false

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio6/los_rios_de_espana/index.htm

EL CAMBIO CLIMÁTICO

Se llama cambio climático a la modificación del clima con respecto al historial climático a una escala global o regional. Tales cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc. En teoría, son debidos tanto a causas naturales a la acción del hombre.

El término suele usarse de forma poco apropiada, para hacer referencia tan sólo a los cambios climáticos que suceden en el presente, utilizándolo como sinónimo de calentamiento global. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático usa el término cambio climático sólo para referirse al cambio por causas humanas:

Por “cambio climático” se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables

Artículo 1, párrafo 2

Como se produce constantemente por causas naturales se lo denomina también variabilidad natural del clima. En algunos casos, para referirse al cambio de origen humano se usa también la expresión cambio climático antropogénico.

Además del calentamiento global, el cambio climático implica cambios en otras variables como las lluvias globales y sus patrones, la cobertura de nubes y todos los demás elementos del sistema atmosférico. La complejidad del problema y sus múltiples interacciones hacen que la única manera de evaluar estos cambios sea mediante el uso de modelos dirigidos por ordenador que simulan la física de la atmósfera y de los océanos. La naturaleza caótica de estos modelos hace que en sí tengan una alta proporción de incertidumbre, aunque eso no es óbice para que sean capaces de prever cambios significativos futuros que tengan consecuencias tanto económicas como las ya observables a nivel biológico.

-Causas de los cambios climáticos

El clima es un promedio, a una escala de tiempo dada, del tiempo atmosférico. Los distintos tipos climáticos y su localización en la superficie terrestre obedecen a ciertos factores, siendo los principales, la latitud geográfica, la altitud, la distancia al mar, la orientación del relieve terrestre con respecto a la insolación (vertientes de solana y umbría) y a la dirección de los vientos (vertientes de barlovento y sotavento) y por último, las corrientes marinas. Estos factores y sus variaciones en el tiempo producen cambios en los principales elementos constituyentes del clima que también son cinco: temperatura atmosférica, presión atmosférica, vientos, humedad y precipitaciones.

Pero existen fluctuaciones considerables en estos elementos a lo largo del tiempo, tanto mayores cuanto mayor sea el período de tiempo considerado. Estas fluctuaciones ocurren tanto en el tiempo como en el espacio. Las fluctuaciones en el tiempo son muy fáciles de comprobar: puede presentarse un año con un verano frío (por ejemplo, el sector del turismo llegó a tener fuertes pérdidas hace unos años en las playas españolas debido a las bajas temperaturas registradas y al consiguiente descenso del número de visitantes, y el presente invierno ha sido mucho más frío de lo normal, no sólo en España, sino en toda Europa). Y las fluctuaciones espaciales son aún más frecuentes y comprobables: los efectos de lluvias muy intensas en la zona intertropical del hemisferio sur en América (inundaciones en el Perú y en el sur del Brasil) se presentaron de forma paralela a lluvias muy escasas en la zona intertropical del Norte de América del Sur (especialmente en Venezuela y otras áreas vecinas).

Un cambio en la emisión de radiaciones solares, en la composición de la atmósfera, en la disposición de los continentes, en las corrientes marinas o en la órbita de la Tierra puede modificar la distribución de energía y el equilibrio térmico, alterando así profundamente el clima planetario cuando se trata de procesos de larga duración.

Una teoría es que el ser humano sea hoy uno de los agentes climáticos, incorporándose a la lista hace relativamente poco tiempo. Su influencia comenaría con la deforestación de bosques para convertirlos en tierras de cultivo y pastoreo, pero en la actualidad su influencia sería mucho mayor al producir la emisión abundante de gases que, en teoría, producen un efecto invernadero: CO2 en fábricas y medios de transporte y metano en granjas de ganadería intensiva y arrozales. Actualmente tanto las emisiones se han incrementado hasta tal nivel que parece difícil que se reduzcan a corto y medio plazo, por las implicaciones técnicas y económicas de las actividades involucradas.

También hay factores moderadores del cambio. Uno es el efecto de la biosfera y, más concretamente, de los organismos fotosintéticos (fitoplancton, algas y plantas) sobre el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera. Se estima que el incremento de dicho gas conllevará un aumento en el crecimiento de los organismos que hagan uso de él, fenómeno que se ha comprobado experimentalmente en laboratorio. Los científicos creen, sin embargo, que los organismos serán capaces de absorber sólo una parte y que el aumento global de CO2 proseguirá.

Durante las últimas décadas las mediciones en las diferentes estaciones meteorológicas indican que el planeta se ha ido calentando. Los últimos 10 años han sido los más calurosos desde que se llevan registros, y algunos científicos predicen que en el futuro serán aún más calientes. La mayoría de los expertos están de acuerdo que los humanos ejercen un impacto directo sobre este proceso, generalmente conocido como el efecto invernadero. A medida que el planeta se calienta, disminuye globalmente el hielo en las montañas y las regiones polares.

-Desde el pasado hasta la actualidad

A finales del siglo XVII el hombre empezó a utilizar combustibles fósiles que la Tierra había acumulado en el subsuelo durante su historia geológica. La quema de petróleo, carbón y gas natural ha causado un aumento del CO2 en la atmósfera y produce el consiguiente aumento de la temperatura. Se estima que desde que el hombre mide la temperatura hace unos 150 años (siempre dentro de la época industrial) ésta ha aumentado 0,5 °C y se prevé un aumento de 1 °C en el 2020 y de 2 °C en el 2050.

A principios del siglo XXI el calentamiento global parece irrefutable, a pesar de que las estaciones meteorológicas en las grandes ciudades han pasado de estar en la periferia de la ciudad, al centro de ésta y el efecto de isla urbana también ha influido en el aumento observado. Los últimos años del siglo XX se caracterizaron por poseer temperaturas medias que son siempre las más altas del siglo.

-Planteamiento de futuro

Todos los informes publicados por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (IPCC) establecen que España padecerá un incremento de las lluvias torrenciales, más olas de calor, un aumento de la salinidad del mar y nevadas menos copiosas.

España se mantiene como el país de la UE que más se aleja de los objetivos de Kioto de reducción de emisiones.

Para el 83% de los españoles el cambio climático es un problema “muy serio” y solo el 2% considera que se ha exagerado.

Según la encuesta de 2007 de ecología y medio ambiente del CIS, más de la mitad de los españoles se consideran poco informados acerca de temas del medio ambiente, y un 48% además piensa que aunque los españoles están interesados, no están suficientemente preocupados por los problemas del medio ambiente, junto a un 29,3% que dice que tienen muy poco interés y preocupación por estos problemas. Estos datos chocan frontalmente tanto con las ideas apocalípticas de muchos respecto al cambio climático, como con las de los escépticos. Para formarse una opinión del tema es necesario tener una conciencia ecológica, fomentar una educación cívica y respetuosa con el medio ambiente, y conocer algunos datos básicos que respalden nuestros argumentos. También según este estudio, a la pregunta de cuáles son los dos problemas más importantes, relacionados con el medio ambiente, en el mundo, la respuesta mayoritaria es el cambio climático, según más de una cuarta parte de la población. A este le siguen otros estrechamente relacionados: la contaminación en general (15.2%), la contaminación atmosférica (10.3%) y la contaminación industrial (9.6). Pero el dato realmente alarmante de esta encuesta es que el estado del medio ambiente perjudica la salud de la población bastante para casi la mitad de la población y mucho a uno de cada cuatro. Quizá de ahí que los hábitos de consumo y ciertas actitudes y actividades como el reciclado se estén popularizando cada vez más. Este mismo estudio revela datos esperanzadores y arroja muy buenas cifras respecto a la conciencia ecológica de la población española.

Las iniciativas de los ayuntamientos contra el cambio climático empiezan a dar buenos resultados, aunque aspectos como el transporte, el principal emisor de los contaminantes gases de efecto invernadero (GEI), tienen todavía bastante que mejorar. Estas son algunas de las conclusiones del primer informe sobre las Políticas Locales de Lucha contra el Cambio Climático, realizado por la Red Española de Ciudades por el Clima, compuesta de 140 municipios (unos 18 millones de ciudadanos).

Las decisiones tomadas a nivel municipal son un elemento básico para frenar el cambio climático. Ello se debe en gran parte a que son los principales responsables de gestionar las políticas relacionadas con los sectores difusos (urbanismo, vivienda, tráfico urbano y residuos urbanos), los más difíciles de abordar a la hora de reducir emisiones de GEI.

En este sentido, a pesar de que el 67% de los Ayuntamientos han implantado medidas destinadas a calmar el tráfico, este apartado sigue siendo la principal fuente de GEI en las ciudades. El secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, señalaba en la presentación del informe que “no se está haciendo lo suficiente” e insistía en la necesidad de la aplicación de planes de movilidad en todos los municipios.

A este respecto, el informe apunta como medidas que deben contemplan los planes de movilidad sostenible en la lucha contra el cambio climático, la promoción, mejora y extensión de las redes de transporte colectivo, el fomento de los desplazamientos más sostenibles y la pacificación del tráfico dentro de la red urbana.

Las diferencias apreciadas por tamaño de municipio son otro de los puntos interesantes del estudio. Paradójicamente, casi siete de cada diez habitantes en los municipios más pequeños (menos de 50.000 habitantes) utilizan el coche para ir al trabajo. A medida que aumenta el tamaño de los municipios se incrementa el uso del transporte colectivo, pasando del 10,3% en los de menos de 20.000 habitantes al 36,4% en los de más de 150.000. En cualquier caso, el transporte es el apartado que más contribuye a las emisiones de GEI en todos los tipos de municipios.

Por su parte, la industria es una fuente de emisiones de GEI relevante en los municipios de tamaño medio; la agricultura adquiere más importancia en los municipios de menos de 20.000 habitantes; mientras que los servicios, incluyendo el comercio, destaca en municipios de más de 150.000 habitantes.

Las medidas llevadas a cabo recientemente en los municipios están teniendo una repercusión positiva en la lucha contra el cambio climático, según los responsables del informe. Por ejemplo, la tasa de emisión per cápita en las ciudades de la Red ascendía en 2003 a 5,6 toneladas anuales de CO2 equivalente, cifra que aumentó en 2004 y 2005. Sin embargo, en 2006 se redujo hasta situarse muy cerca del valor inicial.

Ahora bien, el estudio encuentra importantes diferencias en la emisión de CO2 en función del tamaño de los municipios. Los de tamaño mediano (entre 20.000 y 150.000 habitantes) han sido los que más han reducido sus emisiones en 2006 respecto al año anterior.

En cuanto a las actuaciones para el ahorro y la eficiencia energética, el nivel de aplicación es “heterogéneo pero significativo”. En términos generales, se ha reducido el ritmo de consumo de energía eléctrica en estas ciudades, que ha pasado de de crecer un 4 % durante 2004 y 2005, a crecer un 1,6 % en 2006.

Por su parte, casi la mitad de los Ayuntamientos ha emprendido campañas de sensibilización pública con esta finalidad y ha implantado sistemas de energías renovables en algún recinto municipal. Asimismo, casi un 60% ha aprobado ordenanzas fiscales con bonificaciones por la utilización de energías renovables, más de un 31% ha realizado auditorías energéticas, y un 15% ha promovido la arquitectura bioclimática.

El incremento de zonas verdes es otra de las medidas que se tienen cada vez más en cuenta: El 54% de los municipios ya prevé aumentar estos espacios en su planeamiento urbanístico. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las ciudades dispongan, al menos, de 10 a 15 m2 de áreas verdes por habitante, puesto que además de contribuir a la mejora de la calidad del aire, hacen de las ciudades lugares mucho más habitables.

-Medidas concretas en la lucha contra el cambio climático

Las medidas más destacadas que se están llevando a cabo desde las difFerentes administraciones son las siguientes:

-Fomento de las energías renovables (energía solar, eólica, etc.), en detrimento del uso de energías no renovables que utilizan combustibles fósiles (carbón, petróleo, etc.).

-Adaptación de los medios de transporte a energías limpias, mediante el empleo de motores híbridos e incluso puramente ecológicos (motores eléctricos o a base de hidrógeno, que se obtiene del agua).

-Sanciones a las industrias contaminantes.

-Reciclaje y reutilización de materiales, mediante la recogida selectiva de residuos en las ciudades.

-¿Qué podemos hacer nosotros?

Desde nuestros hogares podemos contribuir a luchar contra el cambio climático de muy diversas formas:

-Separación de residuos en el hogar, mediante cubos de clasificación de basura (papel y cartón, vidrio, plásticos, metal, etc.)

-Uso compartido de transportes.

-Uso responsable de energías (apagar luces y aparatos que no se están utilizando, sustitución de bombillas tradicionales por otras de bajo consumo, etc.)

-Colaboración en la defensa del medio ambiente, no arrojando basuras cuando vamos al bosque, ni objetos que puedan provocar un incendio (por ejemplo, cristales).

-Cuando termines de leer este artículo sobre el cambio climático, realiza las siguientes actividades:

http://www.naturgaia.net/peliculas/cambio_climatico.swf

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/2001/graficos/abril/semana3/calentamiento.swf

http://www.accionatura.org/juegoAlertaCO2/

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/2005/graficos/feb/s2/kioto2.swf

http://www.ambientech.org/activitats/castella/la_tierra/cambio_climatico/evidencias.swf

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 68 seguidores