EL CLIMA Y LA VEGETACIÓN DE ESPAÑA

El clima de España es muy variado debido a su posición latitudinal y por las características propias del territorio. La Península Ibérica está ubicada en un lugar destacado dentro de la circulación general atmosférica que no permanece estática sino que existen diferentes movimientos de Norte a Sur, según la estación climática. En la península tiene influencias diferentes masas de aire que van a tener unas características propias habiendo frías o cálidas y húmedas y secas. La península se encuentra en una zona templada, no teniendo características climáticas homogéneas al ser zonas de mezcla entre zonas de aire cálido y zonas de aire frío (subtropicales y polares).

La variada orografía de España, así como su situación geográfica, en latitudes medias de la zona templada del hemisferio Norte, hace que el país tenga una notable diversidad climática. Así pasamos de lugares con suaves temperaturas, en torno a los 15 °C, a otros que superan los 40 °C, sobre todo en verano, y de sitios donde las precipitaciones no superan los 150 mm, a otros que registran más de 2500 mm anuales.

Sin embargo, hay una serie de rasgos generales que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Las temperaturas disminuyen progresivamente desde los litorales hacia el interior. Por ejemplo, las temperaturas medias del valle del Guadalquivir oscilan en torno a los 17-18 °C, y en las tierras del Ebro, sobre los 14 °C.
  • En las tierras del interior, los valores descienden de Poniente a Levante.
  • Las temperaturas aumentan de norte a sur. La parte septentrional de la Meseta presenta valores entre los 10 °C y 15,5 °C, y la zona meridional, entre 12,5 °C y 15 °C.
  • Enero suele ser el mes con la temperatura media más baja, mientras que agosto es el mes con el promedio más alto.
  • Las temperaturas de las aguas del Mediterráneo son más altas que las del Cantábrico. En el primero, la media se sitúa entre los 15 °C y los 18 °C, mientras que en el segundo, ronda los 14 °C.
  • La amplitud térmica es mayor en el interior de la Meseta, donde en ocasiones alcanza los 20 °C, mientras en lugares como Canarias esa amplitud es menor, y entre el mes más cálido y el más frío apenas hay variación de 5 °C.

Tradicionalmente, se han clasificado cuatro grandes climas en España: oceánico, mediterráneo (con algunas variaciones), subtropical y de montaña. Cada uno influye en un área geográfica claramente delimitada:

  • El clima oceánico: también llamado atlántico, este clima se extiende por todo el norte y noroeste de la Península, desde los Pirineos hasta Galicia. Se caracteriza por la abundancia de lluvias, que suelen superar los 1000 mm, repartidas de manera regular a lo largo del año. Por esa razón, el paisaje es muy verde. Las temperaturas suelen ser suaves debido a la cercanía del mar: en invierno oscilan entre oscilan los 12 °C y los 15 °C y en verano rondan los 20-25 °C.
  • El clima mediterráneo: este clima es el que predomina en España, ya que extiende a lo largo de todo el litoral mediterráneo, el interior de la Península y el archipiélago balear. Sin embargo, existen considerables diferencias entre unas zonas y otras, lo que da lugar a tres subdivisiones:
– El clima mediterráneo típico. Abarca gran parte de la costa del mismo nombre, alguna zonas del interior, Ceuta, Melilla y Baleares.Las lluvias son irregulares, entre los 400 mm y los 700 mm anuales, y se concentran especialmente en otoño y primavera. Los inviernos son cortos y suaves mientras que los veranos son largos y calurosos. La temperatura media anual ronda entre los 15 °C y los 18 °C.
– El clima mediterráneo continentalizado. Se localiza en la Meseta, la depresión del Ebro y parte del Guadalquivir. Se caracteriza por tener unas temperaturas muy extremas, entre 25 °C y los -13 °C. Los inviernos son largos y muy fríos, y los veranos muy calurosos. Además, las precipitaciones son escasas, en torno a los 400 mm, y aparecen en forma de tormenta en los meses de julio y agosto.
– El clima mediterráneo seco. Aparece sobre todo en el sureste del territorio, en las zonas de Murcia, Alicante y Almería. Las lluvias son extremadamente escasas, menos de 300 mm al año, lo que convierte estas zonas en áreas muy áridas, y son frecuentes los períodos largos de sequía. Las temperaturas son semejantes a las del mediterráneo típico, aunque el calor en verano suele ser más intenso.
  • El clima subtropical: este clima solo aparece en el archipiélago canario debido a su cercanía con el trópico de Cáncer y la costa árida de África. Se caracteriza por la presencia de los vientos alisios y las corrientes de agua fría. Las temperaturas son elevadas durante todo el año, entre los 18 °C y los 21 °C de media, mientras que las precipitaciones son escasas, menos de 250 mm, y se concentran en invierno. Pos esa razón, no hay ríos en Canarias y cuando llueve se forman torrentes.
  • El clima de alta montaña: aparece en los grandes sistemas montañosos como los Pirineos, el Sistema Central, el Sistema Ibérico, la cordillera Penibética y la cordillera Cantábrica. Los inviernos son muy fríos, y los veranos frescos. Las precipitaciones son muy abundantes a medida que aumenta la altitud y, en general, en forma de nieve. Las vertientes de las montañas que miran al norte son más frías.

Destaca su propia situación entre el Atlántico y el Mediterráneo. En este contexto el Atlántico tiene el principal papel porque es el responsable de la entrada de viento del oeste. El Mediterráneo influye bastante poco en la diversidad climática, tan solo incide en las costas y creación de gotas frías.

La vegetación de España es muy variada, debido a varios factores como son: la diversidad del relieve , del clima y su latitud. Las regiones geográficas tienen características propias y son el resultado de la interacción de varios elementos, destacando el clima, el relieve y el tipo de suelo:

  • Clima: es muy variable, lo que repercute sobre el ciclo biológico de la vegetación, se dan microclimas que tienen vegetación aún más diferente.
  • Relieve: destaca la altitud, la continentalidad y su mayor o menos proximidad al mar. Se crean así diferentes hábitats.
  • Tipo de suelo: cada especie se adapta mejor a un tipo de suelo.

La Península Ibérica presenta cuatro tipos de regiones en cuanto a la flora: Mediterránea, Eurosiberiana, Boreoalpina y las Islas Canarias.

En España hay 17.804 millones de árboles y cada año crecen una media de 284 millones más.

-Mediterránea:

Es la región de mayor extensión e importancia. Influida por el clima mediterráneo, con periodos de sequía, escasa lluvia y gran amplitud térmica. El tipo de vegetación más importante es la esclerófila, muy bien adaptada a la sequía, con hojas duras, pequeñas y perennes.

Se divide en dos dominios: el encinar y la maquia.

En el dominio del encinar el árbol característico es la encina (Quercux ilex), que es el árbol más representativo del clima mediterráneo y que dominaría absolutamente en todo el territorio si el hombre no la hubiera reducido mucho. La encina es un árbol de talla mediana, no supera los 15 metros de altura, con el tronco robusto y de hojas pequeñas, de color verde oscuro, con la cara inferior grisácea, coriáceas, persistentes y muy abundantes. Tiene raíces muy potentes. Se adapta a varias condiciones climáticas diferentes y a la vez que en estado adulto es capaz de aguantar la plena insolación, crea una sombra extraordinariamente densa, que él mismo necesita para su primer desarrollo y que es a su vez generadora de un microclima apto para unas determinadas especies. Aparece por toda la Península, exceptuando áreas del norte por encima de los 100 m. En el sur aparece hasta los 2000 msnm. Tampoco aparece en el dominio subdesértico del sureste de la península.

Existen distintas especies asociadas a otras especies vegetales dando paisajes diferentes y entonces se habla de sectores, hay tres sectores dentro del encinar:

-Encinar provenzal

Se da en la zona catalana, en el norte de la desembocadura del Llobregat, entre la costa y las zonas de 800 m de altura. El árbol predominante es la encina, acompañada de un sotobosque arbustivo con madroños, lentiscos, coscojas y durillos.

-Encinar carrascal

Es el sector de más extensión. Se da en la Meseta Norte y Meseta Sur y en la Depresión del Ebro. Predomina una subespecie de la encina que es la carrasca,  que se adapta mucho mejor al frío y a la sequía del verano. La vegetación es más inestable, como consecuencia de la aridez y dureza climática. El sotobosque es más pobre, dando lugar a estepas o áreas sin vegetación. Actualmente el bosque autóctono se encuentra casi completamente destruido, particularmente en los sectores llanos, como los llanos de Lérida y los de la Meseta. En la Mancha, por ejemplo, las encinas constituyen raros testigos del antiguo bosque de remoto origen. Donde el hombre ha roto el equilibrio ecológico, el carrascal no ha podido reconstruirse, al menos a escala temporal humana.

El paisaje actual de esta área está representado por los campos de cultivo que se extienden por todos los sectores de buenas tierras, o por una vegetación resultante de la destrucción del carrascal: las denominadas «estepas», los tomillares y los los espartales, muy comunes en la Meseta Sur y particularmente en la Depresión del Ebro, donde predominan suelos yesosos y salinos, con una aridez veraniega muy acusada y temperaturas invernales muy bajas en los que difícilmente podría vivir un bosque denso.

-Alcornocal

Se da en el sudoeste de la Península Ibérica, Montes de Toledo, Sierra Morena y Cataluña. La especie predominante es el alcornoque, parecido a la encina pero con un tronco más grueso, que tiene una capa de corcho y con las hojas más claras, con un follaje menos denso y de color más claro, es menos resistente al frío por lo que su área se mantiene más al sur y necesita más humedad. Si la pluviosidad anual supera los 500 mm, este árbol se expande por las solanas sobrepasando los 1.000 m de altitud. En cambio, si no los alcanza, se localiza sólo en las umbrías sin superar los 600-700 m. En los alcornocales se encuentra normalmente mezclada la encina en una proporción variable. El alcornocal natural, muy excepcional actualmente, presenta un aspecto característico. Los alconorques, no muy altos, alcanzan un extraordinario grosor; se conocen algunos con 7 m de diámetro a un metro del suelo.

El sotobosque está formado por leguminosas como el tojo, aulaga negra y brezo y otras que no lo son, como madroños, jaras, etc., que contribuyen a formar un sotobosque denso e inflamable.

La acción del hombre de aprovechamiento del corcho hace que el sotobosque no se desarrolle, aunque es uno de los más capacitados para la recuperación sobre todo después de los incendios. Los jarales y brezales que arden fácilmente, pero que se reconstituyen con rapidez y resultan por ello favorecidos por los incendios frecuentes, alcanzan gran desarrollo en Sierra Morena.

El clima mediterráneo alcanza dentro de la Península, en algún sector, elevados grados de aridez; el período árido puede superar los cuatro meses. En estas condiciones, el encinar ya no puede desarrollarse. La encina va desapareciendo y deja paso a una vegetación de tipo arbustivo. Se localiza en la vertiente mediterránea y parte de la atlántica, desde la desembocadura del Llobregat hasta el Algarve portugués, así como por algunos sectores de clima muy continental de la Meseta y sobre todo de la Depresión del Ebro.

La vegetación de esta zona tiene una altura mucho más reducida que la del encinar. El equilibrio ecológico es bastante precario con el medio que le rodea que se configura de forma discontinua. La acción del hombre, muy acusada en esta área poblada desde muy antiguo, ha reducido la vegetación natural a sectores muy pequeños.

Se diferencian varios sectores que dan lugar a unidades paisajísticas diferentes:

  • Sector de la maquia oriental, desde la desembocadura del Llobregat hasta Alicante. Es una franja de transición entre las partes más orientales del Sistema Ibérico y la costa, su vegetación es de monte bajo, que puede llegar a ser densa, como el acebuche, algarrobo, palmito, etc. El sotobosque es el mismo que en el encinar: coscojas, brezo y jara.
  • Sector murciano-almeriense, comprende desde las últimas estribaciones de la Bética hasta la costa. El periodo de aridez es más amplio (5-6 meses), la vegetación va en transición desde la mediterránea a la desértica. En la zona más occidental se desarrolla la vegetación mediterránea y conforme nos adentramos en Almería hay especies subdesérticas, que suplantan las hojas por espinas. En las áreas más húmedas hay palmito, espino negro y esparragueras, en las zonas más secas las especies son formaciones de afinidad africana como el azufaifo o el araar.
  • Sector de la maquia meridional, entre la desembocadura del Guadalhorce hasta el Algarve portugués. Las temperaturas son elevadas y también presenta formaciones de afiliación africana, es muy común el palmito, que aquí alcanza sus máximas densidades.
  • Maquia continental. En el interior del país, existen zonas en las que a una extremada aridez y elevada temperatura veraniega se unen inviernos muy rigurosos, en los que el termómetro desciende con frecuencia a 15° bajo cero. Las plantas mediterráneas exigentes en cuanto a temperatura quedan en estos sectores relegadas a los refugios de microclima más favorable. En ellos son frecuentes las inversiones térmicas en las frías y serenas noches de invierno. Esta área de clima continental árido y extremado se extiende por gran parte de la cuenca media del Ebro y algunas llanuras de Albacete y de la Mancha, dándose formaciones de espino y sabinas con disposición discontinua.

-Eurosiberiana

Se da en el norte de la Península Ibérica con un clima oceánico, con lluvias regulares, lo que influye en la vegetación. Dentro de esta región está el dominio atlántico y el submediterráneo.

-Atlántico

Se asienta en la parte norte y noroeste, desde Galicia hasta el límite occidental de los Pirineos. Su vegetación es un bosque denso, abundan los prados con gran verdor. Se diferencian tres sectores:

Cantábrico: abarca desde la parte más oriental de Galicia hasta las estribaciones más occidentales de los Pirineos. Su vegetación es de bosque caducifolio en el que predominan el roble carvallo y el haya.

Gallego: la especie dominante es el roble carvallo. El haya desaparece conforme nos adentramos en ámbitos centrales y occidentales porque carece de la humedad ambiental necesaria para su desarrollo. Conforme nos alejamos de la costa, el carvallo se sustituye por el roble rebollo, menos exigente de humedad.

Transición atlántico-mediterránea: corresponde a la parte meridional de la cordillera Cantábrica y de Galicia. La principal característica es que existen unas zonas de influencia oceánica y otras mediterráneo-continental. El roble que predomina es el rebollo. Es la vegetación que predomina en los Montes de León y en la vertiente sur de la cordillera Cantábrica.

-Submediterráneo

Se extiende a partir del área más oriental del domino atlántico. La principal característica es que existen especies que corresponden a las regiones eurosiberianas y otras a regiones mediterráneas. Se asientan en el prepirineo y en espacios muy concretos de la cordillera Bética. Existe un sector húmedo y otro seco:

  • Húmedo: destaca el roble Pubescente, en condiciones ecológicas moderadas, ni mucho frío ni mucho calor, junto a este también se da el pino silvestre y juntos crean una asociación. Predominan en la zona meridional de los Pirineos. Existe un sotobosque donde predomina el bog, y en otro el roble albar. Cuando predomina el pino albar su sotobosque es de especies mediterráneas y submediterráneas. Al estar a más de 500 m ha sido fuertemente degradado por el hombre y se ha transformado en campos de cultivo.
  • Seco: la especie dominante es el quejigo que es más pequeño que la encina, tiene una hoja más reducida, con pequeños dientes, es más resistente al frío pero no soporta las duras condiciones de calor.

-Área Boreoalpina

Se corresponde con la vegetación de alta montaña y está delimitada por la altitud. Está muy adaptada a las bajas temperaturas, y con mayor pluviosidad que las zonas más bajas. Predominan las coníferas, como el abeto y el pino negro. Es muy común, debido a la humedad, la presencia de musgos y líquenes.

-Islas Canarias

Su vegetación cuenta con un alto índice de endemismos, contándose más 500 especies vegetales endémicas. La vegetación está muy influenciada por el clima tropical seco y la influencia de los vientos alisios que soplan de nordeste a sudoeste, dando lugar a ciertas zonas de humedad alta y precipitaciones relativamente elevadas. Esto da lugar a importantes contrastes en las precipitaciones en las islas de mayor relieve. La vegetación de las Canarias está condicionada por las precipitaciones, la altitud, el suelo volcánico, las temperaturas, la acción del hombre y la orientación respecto a los vientos.

Entre las especies más destacadas se encuentran chumberas, pitas, tabaibas, laurisilvas, pino canario, retama y escoba.

-Tras analizar el clima y la vegetación de España, pasaremos a visitar los siguientes enlaces y a realizar las siguientes actividades:

http://www.aemet.es/es/portada (enlace que te permitirá conocer el tiempo de cualquier lugar de España)

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/carambolo/WEB%20JCLIC2/Agrega/Medio/Meteorologia/Variables%20meteorologicas/contenido/index.html

http://www.genmagic.org/mates2/grafica_temperatura.swf

http://conteni2.educarex.es/mats/14469/contenido/

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601191049_AC_0_1392143450&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601201217_PRE_0_799166187&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio6/los_climas_de_espana/index.htm

http://www.clarionweb.es/6_curso/c_medio/cm609/cm60901.htm

http://www.clarionweb.es/6_curso/jclic6/c_medio/tema9/cm609.htm

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601191051_AC_0_1680652311&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://contenidos.santillanaenred.com/jukebox/servlet/GetPlayer?p3v=true&xref=200601191046_AC_0_-118298795&mode=1&rtc=1001&locale=es_ES&cache=false

http://cplosangeles.juntaextremadura.net/web/cmedio6/los_climas_de_espana/index.htm

http://www.ceipgrancapitan.es/cmedio6/climas.htm

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/primaria/conocimiento/climas/index.htm

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s